Logo El Confidencial
NOTICIAS

Los Botín descansan de nuevo en Gstaad

El 31 de diciembre de cada año, la gran fiesta que Ana Patricia Botín, presidenta de Banesto, y su esposo, Guillermo Morenés, ofrecen en el Palace

Foto: Los Botín descansan de nuevo en Gstaad
Los Botín descansan de nuevo en Gstaad
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    El 31 de diciembre de cada año, la gran fiesta que Ana Patricia Botín, presidenta de Banesto, y su esposo, Guillermo Morenés, ofrecen en el Palace Hotel del pueblo alpino de Gstaad, en Suiza, se convierte en una cita inexcusable para los habituales al evento. Los Botín al completo; los March; el ex director de Repsol, Alfonso Cortina, y Miriam Lapique; El Assir y su esposa, María Longoria; Leopoldo y Fernando Rodés… y así hasta completar una larga lista de invitados pudientes y de gran calado empresarial.

    Pero, como en toda convocatoria social que se precie, la coyuntura económica y política del momento se vuelve el tema de conversación en todos los corrillos y termina haciendo mella en algunos círculos. Los invitados de la fiesta de 2009 todavía recuerdan el gesto de tristeza de Guilleremo Morenés, el anfitrión de la velada.
     
    Por la fecha se descubría la histórica y multimillonaria estafa de Madoff, que ponía la guinda a un pastel desolador tras la quiebra de Lehman Brothers, el cuarto banco de inversión de Estados Unidos. con más de 158 años de actividad, y de ahí la expresión de zozobra de algunos de los invitados del yerno de Emilio Botín. Andrés Piedrahita, el hombre de confianza del estafador estadounidense en España, había vendido fondos a importantes millonarios españoles como Alicia Koplowitz, los Hohenlohe, los propios Botín o la familia Suñer.
     
    Desde el Gstaad Yacht Club, los asistentes, menos que en años anteriores por la desazón general, despedían entonces un año, donde los presagios que auguraban una importante crisis económica a nivel mundial se hacían realidad y daban la bienvenida a uno nuevo que, aunque en menor medida, se ha declarado igualmente tenso. Pedro J. Ramírez y Ágatha Ruiz de la Prada, que acudieron con sus hijos, Tristán y Cósima, pudieron ser testigos de ello.
     
    La oportunidad para unir lazos que la velada ofrece es única e irrepetible, a tenor de los chismes, que se pueden escuchar al día siguiente. Futuros y jóvenes herederos, el mejor de los enclaves, música oriunda de los Alpes… La benjamina del director de El Mundo y la controvertida diseñadora dará mucho de qué hablar. Al igual que este año ha ocurrido con Tatiana Shin Botín-Sanz de Sautuola, una de las nietas del presidente del Banco Santander, Cósima, de 18 años de edad, también participó en el Baile de las Debutantes del Hotel Crillon, en la Plaza de la Concordia de París, reservado para las ‘doncellas’ más exclusivas.
     
    Motivos para sonreír
     
    Este año, los Botín tienen motivos suficientes para recuperar el pulso festivo de nuevo. El próximo 14 de enero, Banesto, presidido por la propia Ana Patricia Botín, presentará los resultados económicos del último trimestre, que, según los entendidos, serán previsiblemente mejores de lo que se esperaban en un año delicado e irregular para las finanzas. Buenas nuevas también para el banco Santander, presidido por el patriarca de los Botín, que ha sido junto al BBVA, uno de los que mejor se ha comportado llegando incluso a una revalorización del 76%. Noticias inmejorables para la saga de banqueros que, desde un principio, han intentado por todos los medios esquivar la crisis.
     
    Personalidades internacionales de la talla del multimillonario Ernesto Bertarelli o el dueño de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, estaban llamados este año a quitar el mal sabor de boca que, a consecuencia de la crisis y la tesitura financiera, había impregnado el ambiente del exclusivo Yacht Club. Los tiempos cambian y para algunos ya comienza a esfumarse la borrasca.
    Noticias
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios