Concha Velasco se libera del 'lastre Marsó'
  1. Noticias
NOTICIAS

Concha Velasco se libera del 'lastre Marsó'

Treinta años de matrimonio no han servido para que Concha Velasco no deje de sentir alivio tras lograr el divorcio de Paco Marsó. Ella aseguraba que

Foto: Concha Velasco se libera del 'lastre Marsó'
Concha Velasco se libera del 'lastre Marsó'

Treinta años de matrimonio no han servido para que Concha Velasco no deje de sentir alivio tras lograr el divorcio de Paco Marsó. Ella aseguraba que Paco estaba fuera de su vida, pero los últimos años, pese a su separación, un hilo invisible seguía uniendo a la pareja: el de la concesión del divorcio.

El día 8 de julio, la actriz conseguía que su separación se convirtiera en divorcio, algo que ha supuesto un descanso para ella. Pero no por ello deja de ser un momento duro, tal y como ella declaraba entonces a la periodista Beatriz Cortázar. Aseguraba también que a su ex le desea que todo le vaya muy bien en la vida, aunque ahora ya no puede ser cariñosa con él.

El motivo de este distanciamiento tiene que ver con la vida sentimental de su ex pareja; no por motivo de celos sino porque, según le comentaba a la periodista, no tiene motivo para “soportar cómo sus amigas o sus novias van a los platós de televisión y hablan de mí, cuando yo jamás las he conocido”.

Ahora ya está oficialmente divorciada y con una sentencia firme, que ha llegó unos meses después de que su ex marido ratificara su acuerdo con una rúbrica. Atrás han quedado los sinsabores que otrora la acompañaron. Ella misma reconocía en una entrevista a Lecturas que aquella época no fue precisamente la mejor de su vida, y en el que se tomaba “las botellas de whisky de dos en dos, a fumar sin parar”.

En esa entrevista aseguraba: "Paco ya me ha firmado el divorcio pero las deudas siguen”. Ahora, con un acuerdo ratificado puede respirar y alejarse un poco más de todo aquello que le preocupaba. Eso sí, asegura que de vuelta a Barcelona, donde sigue al pie del cañón, no pudo evitar que se le cayeran las lágrimas. Al final aquello de que veinte años –o treinta- no son nada, no es tan cierto como muchos creen.