Logo El Confidencial
NOTICIAS

Juan Villalonga: “Me caso en Mónaco y estoy muy feliz"

El ex presidente de Telefónica, Juan Villalonga, se casa el próximo sábado en Mónaco con la fotógrafa alemana Vanessa von Zitzewitz. Esta decisión afectiva ha sido

Foto: Juan Villalonga: “Me caso en Mónaco y estoy muy feliz
Juan Villalonga: “Me caso en Mónaco y estoy muy feliz"

El ex presidente de Telefónica, Juan Villalonga, se casa el próximo sábado en Mónaco con la fotógrafa alemana Vanessa von Zitzewitz. Esta decisión afectiva ha sido una sorpresa para muchas de sus amistades, que desconocían que la relación con la aristócrata de origen polaco fuera tan estable como para que el empresario se convirtiera en reincidente por tercera vez.  

El propio Villalonga confirmó la noticia a Vanitatis: “Sí, me caso con Vanessa y soy muy feliz”. Explicó también que se trata de una ceremonia privada y familiar. “Yo no soy una celebrity, sino un empresario que no forma parte del mundo mediático”, ha dicho al respecto.
 
La pareja ha mantenido su noviazgo al margen de la curiosidad pública. La última vez que se les vio en España fue en un concurso hípico en Valencia, donde participaba Vanessa junto a Carlota Casiraghi, la Infanta Elena y Athina Onassis. Con ellas parece que la nueva señora de Villalonga mantiene una buena relación. Al menos de carácter deportivo.
 
Para el que fuera compañero de pupitre de Aznar, éste será su tercer matrimonio. El primero duró más de veinte años. Fue con Concha Tallada, con la que tuvo tres hijos, uno de los cuales le hizo abuelo este año. Después, Adriana Abascal, viuda del mega millonario mexicano Emilio Azcárraga irrumpió y convulsionó la vida supuestamente estable de Villalonga. Esta segunda relación sí se acompañó de una presencia social que, sobre todo, interesaba a la bella Adriana y que llegó a saturar el mercado por lo intenso de las declaraciones del nuevo personaje del colorín.
 
Durante un tiempo, no había mes donde no apareciera en un súper reportaje en revistas de las llamadas de gama alta. Ella siempre se mostró sugerente. Un par de veces, el propio Villalonga fue quien le dio la réplica. No se le veía demasiado feliz, pero cuando uno está enamorado hace cosas que no se harían en condiciones normales.
 
El caso es que primero desapareció la pasión y el amor se convirtió en compañerismo. Vanitatis anunció la “cuerda floja” en la que discurría el matrimonio, hasta que se hizo oficial la ruptura. Casi sin guardar luto afectivo, Adriana se echó un novio francés muy aparente y el empresario se dejó ver con chicas guapas de curriculum variado.
 
Parece que Villalonga es hombre de ajustar sus relaciones a través de compromisos legales y de ahí este tercer matrimonio con Vanessa, que en su día se hizo conocida por ser novia de Sergio de Yugoslavia. A la boda y posterior celebración en Mónaco acudirán todos sus hijos y seguramente Alberto Cortina, que lo hará junto a Elena Cue, su esposa. Ambos estuvieron también en la ceremonia anterior, que se celebró en su casa de Los Angeles. De nuevo Villalonga es más feliz que una perdiz en tiempo de veda.
 
Noticias relacionadas:
 
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios