Logo El Confidencial
NOTICIAS

Irene Villa: "Siento que quiero tener un hijo"

Aunque en su carné de identidad figure que tiene 32 años, Irene Villa acaba de cumplir 20. La primera imagen de su nacimiento es la de

Foto: Irene Villa: Siento que quiero tener un hijo
Irene Villa: "Siento que quiero tener un hijo"

Aunque en su carné de identidad figure que tiene 32 años, Irene Villa acaba de cumplir 20. La primera imagen de su nacimiento es la de una paloma y la realizó Rafael Alberti, poeta de la Generación del 27, sin lentes ni diafragmas, tan sólo a base de puño, letra y talento magistral.

Ya no recuerda que el trágico atentado que sufrió junto a su madre el fatídico 17 de octubre de 1991 cambió por completo el rumbo de su vida. No siente sed de venganza ni rencor hacia los terroristas que le arrebataron las piernas para andar, porque sus alas para volar eran mucho más fuertes que las del mismo Dédalo. “No hay que temer a la muerte, porque es maravillosa. Para los que se van, claro, y triste, sin duda, para los que se quedan”.

Periodista, humanista, psicóloga, medallista olímpica… No hay retos que se proponga que no pueda conseguir. “Basta que me digan que no puedo hacer algo, parta intentarlo”. Acaba de reeditar su libro Saber que se puede, prepara una novela y disfruta de la entrevista, su género favorito, con un libro de investigación. Es una auténtica enamorada del deporte y ya no quiere saber nada del terrorismo.

“Nunca me he sentido víctima del terrorismo. Ha pasado ya mucho tiempo de eso. Pienso que no tengo piernas porque he nacido así, no porque ETA me las haya quitado”, comenta entre risas. Se define a sí misma como la mujer titanio, por las continuas operaciones a las que se ha sometido. La última, en el cuello a raíz de un accidente que sufrió mientras practicaba esquí, uno de sus disciplinas favoritas, no hace mucho.

Pero, el metal nunca ha llegado a su corazón, que ahora late con más fuerza que nunca. Desde hace poco más de un año sale con su novio, el argentino Juan Pablo, con quien pasará por el altar en junio. “Cuando me case, quiero echar un poco el freno. Dedicarme a mi familia y a mi futuro marido”, comenta.

Su boda ha despertado un gran interés en la gente de la calle, que siempre la paran para felicitarla y darle la enhorabuena por sus triunfos deportivos. Aunque no siempre fue así. De ser la chica de rostro angelical que se coló trágicamente en todas las televisiones de los españoles, Irene Villa pasó a ser catalogada en una corriente ideológica concreta.

“Lo pasé fatal, porque la gente me increpaba por la calle y todo. En 2007 decidí mandar un comunicado y decir que no volvería a hablar de ETA. No soy ni de izquierdas ni de derechas. Me dan igual las siglas políticas jamás me posicionaré políticamente”, finaliza. Ahora vive volcada ayudando a los demás con lemas tan fáciles como que nunca hay que rendirse. Ella nunca lo ha hecho. “Hace años planté un árbol. Más tarde tuve la oportunidad de montar en globo. Luego presiento que lo que me toca es tener un hijo. Y es que, como siempre, lo mejor está por llegar”. No hay mejor metáfora que defina mejor la personalidad de Irene Villa que la de una paloma que vuela en libertad buscando a toda costa una rama de olivo.

Noticias relacionadas

- Nieves Herrero, una mujer al natural

- El aliño mágico de Manu Tenorio, Natalia Figueroa... y muchos más

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios