Logo El Confidencial
NOTICIAS

El entorno de Belén Ordoñez, preocupado por su estado

Como ya sucedió con su hermana Carmina, la salud de Belén Ordoñez ha llenado páginas del colorín, sobre todo a raíz de la muerte de aquélla.

Como ya sucedió con su hermana Carmina, la salud de Belén Ordoñez ha llenado páginas del colorín, sobre todo a raíz de la muerte de aquélla. Lo mismo ha ocurrido con su situación económica, ya que hace un par de años se llegó a decir que estaba en la ruina y que le habían cortado el agua y la luz, teniendo que vivir de la caridad de sus amigos y familia.

La situación no parece haber variado mucho desde entonces, ya que, según el periodista Antonio Rossi, el entorno de Belén Ordoñez mantiene una "preocupación extrema" por Belén Ordoñez. Al contrario de lo que se pueda pensar, su estado de salud no es lo que más angustia a su familia, aunque fue lo que se pensó en un principio, pues hace años le fue diagnosticado un cáncer y recientemente un enfisema pulmonar. Su sobrino, Julián Contreras, ha asegurado a Vanitatis que su tía "está como siempre" y no le consta que haya sufrido ninguna recaída de salud.

Lo que más les preocupa es su forma de vida, de la que, afirman, "no es la más adecuada para su delicado estado", siempre según las palabras de Rossi. Sus hábitos no son nada recomendables, en opinión de sus amigos. De hecho, su "inconsciencia" ya ha provocado algún que otro susto a su familia. Uno de ellos es el tabaco, algo que sus médicos le pidieron encarecidamente que dejara, sin mucho éxito.

Hace menos de un año, la hermana de Carmen Ordoñez salió al paso para zanjar los rumores que señalaban que le quedaba un año de vida. "No me estoy muriendo, ni mi médico me ha dado un plazo. Procuro cuidarme para que lo del enfisema pulmonar que me acaban de diagnosticar no vaya a más. Me estoy mentalizando del todo para quitarme el tabaco", reconocía entonces.
Pero la intención de dejar de fumar se quedó en eso, a pesar de sus intentos por recurrir a un tratamiento de hipnosis y a un psicoanalista
Al entorno de Belén Ordoñez tampoco le gusta la gente de la que ella se rodea. “No es nada favorable”, afirman. Caso distinto es el de su hija, que no se separa de Belén en ningún momento, a pesar de que la situación de ésta “no es la mejor para la joven”, según los amigos de la madre.
Ambas viven ahora en Sevilla. Hace poco más de un mes, la tía de Francisco Rivera se trasladó a la capital hispalense desde Madrid -tuvo problemas para hacer frente a los pagos del piso en el que residía en Torrelodones, después de que el arrendatario de la casa que posee Belén cerca de la Maestranza de Sevilla -herencia de su padre- dejara de pagarle el alquiler.
Al no contar con esos ingresos, Belén Ordoñez tiene que echar mano de sus amigos. Ellos mismos cuenta que, en ocasiones, han tenido que ayudarla dándole de comer. De vez en cuanto, acude a un restaurante cercano a su residencia habitual donde come gratis, pues en el establecimiento dan por hecho que ella no puede pagar la factura.
Enlaces relacionados

Belén Ordóñez: "No me estoy muriendo"

Los hermanos Rivera escenifican su 'reconciliación'… pero sin Kiko

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios