Logo El Confidencial
NOTICIAS

La discusión de Borja Thyssen y Blanca Cuesta en plena calle

Borja Thyssen y su mujer, Blanca Cuesta, no tuvieron un buen domingo de Resurrección en Marbella. Cansados de los largos paseos por Puerto Banús, donde los paparazzi les perseguían

Borja Thyssen y su mujer, Blanca Cuesta, no tuvieron un buen domingo de Resurrección en Marbella. Cansados de los largos paseos por Puerto Banús, donde los paparazzi les perseguían para inmortalizar el momento, decidieron quedarse tranquilos en un chiringuito de las playas marbellíes para relajarse del bullicio.

Allí acudieron con sus amigos Susana Uribarri y Darek para comer un pescadito. La pareja quiso aprovechar que era la primera jornada en la que salía el sol en la ciudad costasoleña, ya que durante toda la Semana Santa no dejó de llover. Todo parecía ir bien entre ellos, hasta que, de repente, comenzaron a discutir. Borja señalaba enfadado a Blanca y después Blanca apuntaba con el dedo a Borja. Hasta que, con el entrecejo fruncido, Borja se levantó del asiento. Susana y Darek se quedaron al margen de la discusión, pero el polaco les miraba boquiabiertos.
 
¿Por qué discutían?
 
La tensión se respiraba en el ambiente. ¿Por qué discutiría la pareja? ¿Por qué se levantó Borja? Durante el resto de las vacaciones, cuando había cámaras delante, todo eran sonrisas de la pareja y arrumacos entre ellos. Pero al sentirse al resguardo de los indiscretos objetivos, el cambio de actitud fue total. Hasta ese momento, el matrimonio, acompañados siempre por Susana Uribarri -mánager de Blanca- y Darek, mostraron su lado mas simpático por Puerto Banús con sus dos hijos, Sacha y Eric.
 
En ningún momento Borja quiso hablar de su madre. Sólo contó que estaban pasando unos días de descanso y que no tenía intención de asistir a ninguna procesión. Otros años, tanto él como Blanca salieron en los pasos de Málaga vestidos de Nazarenos. Era la época en la que Blanca y Carmen Cervera eran uña y carne. 
 
Este año, sin embargo, la baronesa no quiso rozar ni siquiera a la pareja. Tita abandonaba su casa de Marbella pocas horas antes de que llegaran su hijo y su nuera, con quien la relación es ya completamente inexistente. Carmen, que ha participado en las procesiones de Málaga, viajaba hasta Lugano para celebrar su cumpleaños junto a las mellizas Carmen y Sabina.

Noticias relacionadas

- La baronesa Thyssen, testigo de la fe de Antonio Banderas

- Borja Thyssen no quiere saber nada de su madre

- Borja Thyssen asegura que su madre miente

- Blanca Cuesta: "No sé por qué Carmen me tiene tanta manía"

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios