Logo El Confidencial
NOTICIAS

Ana Botella, Aznar, Marichalar y Tapias, testigos en la boda del hijo de Juan Abelló y Ana Gamazo

Los duques de Calabria, José María Aznar y Ana Botella, Jaime de Marichalar, Alfonso y Alberto Cortina con sus respectivas esposas, Isidoro Álvarez o Fernández-Tapias con Nuria

Los duques de Calabria, José María Aznar y Ana Botella, Jaime de Marichalar, Alfonso y Alberto Cortina con sus respectivas esposas, Isidoro Álvarez o Fernández-Tapias con Nuria González  fueron algunos de los 300 invitados que se quedaron asombrados con la espectacular puesta en escena que para la boda de su hijo Miguel había organizado Ana Gamazo en 'Las Navas', la impresionante finca de Juan Abelló en los montes de Toledo.

Ostentación cero y buen gusto gracias a la imaginación y genialidad de Ramiro Jofre por una parte, y al maestro Jaime Parladé por otra. Los novios prefirieron que la ceremonia religiosa no se ciñera exclusivamente a los familiares más directos que habrían sido los únicos que hubieran participado de la ceremonia religiosa. La capilla de la finca es muy pequeña y, por eso, Miguel y Carmen, que llevaba un vestido de Belén Molinero, optaron por celebrar sus votos matrimoniales al aire libre. El interiorista y decorador Parladé, amigo de Ana Gamazo desde que su  familia Hohenlohe se estableció en Marbella, organizó la iglesia volante alrededor de un retablo impresionante con telas pintadas a mano, y un escenario con sillas decapadas en color blanco y millones de flores blancas (lirios, jazmines, guisantes de olor, magnolias, gardenias, lilas, rosas) que perfumaron el ambiente.

Y si llamativo fue el entorno de la liturgia, el decorado de la cena resultó espectacular. Ramiro Jofre y su equipo habían ideado una especie de trampantojo a lo grande. Colocaron dos inmensos espejos en vertical y horizontal  colgados de la nada que hacía que la ilusión óptica encerrara el jardín en una especie de habitación virtual de cristal. Una decoración mágica, que ya la hubiera gustado idear  al mago Coperffield. Por todas partes habían grandes esferas de luz que iluminaban la noche, mientras una inmensa barra, también de espejo, ofrecía cócteles y bebidas de todo tipo. Una vez que finalizó la misa, hubo un cóctel y después la cena a base de lasaña de verdura con carpaccio y aceite de albahaca, carrillada de ternera con patatas gratinadas, biscuit de limón y jengibre con frambuesas. Vino cune monopole, imperial cune reserva 2004 y Möet a demanda.

Hubo tarta nupcial de chocolate por deseo expreso de los novios que cumplieron con los requisitos de cualquier boda. Pasearon por las mesas, charlaron con los amigos y bailaron hasta el amanecer. Todos los detalles estuvieron cuidados al máximo. La rama de los Hohenlohe y las amistades del abuelo de la novia tuvieron a su disposición una especie de taberna típica alemana, que sirvió también como encuentro para la re-cena. El tío de Carmen es el compositor y director de orquesta Rafael Frühbeck de Burgos. Desde el 2006 es titular de la Filarmónica de Dresde. 

El jueves de la semana pasada, los novios organizaron la fiesta más social en Madrid, en la casa familiar de los Abelló- Gamazo, donde muchos de los invitados conocían a Miguel desde pequeño. Se trataba una fiesta menos íntima y de ahí que muchos de los conocidos que acudieron a la 'primera  boda' no estuvieran el sábado en 'Las Navas'. En algún momento había que hacer el corte y por eso la de Madrid fue más mundana y la del sábado más familiar. 

Carmen y Miguel querían  que no se convirtiera en una macro-boda y disfrutar de sus amigos entre los que se encuentran los hijos de Aznar, los primos Cortina-Lapique,  los Bohórquez, Luis García Fraile, Alejandra Rojas, Colate, que acudió con Paulina Rubio confirmando que su matrimonio funciona perfectamente, Cari Lapique, Carlos Goyanes y las hermanas Goyanes. Carla, a punto de caramelo, porque el sábado que viene es ella la que se casa en la finca Cortesín. Caritina, la mayor, se encargó del catering de la “primera boda” y Zalacaín de la más familiar. Hubo orquesta y el DJ Julio Torres se encargó de animar la velada, donde Jaime de Marichalar se encontraba como en su casa. Cuando el ex duque se separó, Ana Gamazo  fue una de las amistades que le brindó su apoyo y su casa de Marbella, mientras  otros amigos sociales le dejaron en la estacada.

La mujer de Abelló es poco dada a figurar y tienen ya mucho recorrido para saber quién es quién en cada momento y situación. Esta muy comprometida con varios proyectos que ya son realidad en África. Hospitales y escuelas  en Tanzania y Sudán, clínicas de atención primaria y talleres para que los habitantes tengan presente y futuro.  La boda duró hasta la madrugada y al día siguiente hubo  almuerzo en la finca.

Noticias relacionadas

- Juan Abelló y Ana Gamazo casan a su hijo Miguel por todo lo alto en su finca de Toledo

- Florentino Pérez, Cospedal y Preysler, invitados a la fiesta de compromiso del hijo de Juan Abelló

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios