Logo El Confidencial
NOTICIAS

María Porto, mujer de Álvarez Cascos: "No me considero la primera dama de Asturias"

María Porto, la flamante tercera esposa de Francisco Álvarez Cascos, exministro popular y presidente del Principado de Asturias, lleva con total normalidad su fulgurante ascenso a

María Porto, la flamante tercera esposa de Francisco Álvarez Cascos, exministro popular y presidente del Principado de Asturias, lleva con total normalidad su fulgurante ascenso a las élites mediáticas a raíz de su conversión en primera dama. De hecho, su actitud se aleja a la de otras consortes políticas como Ana Botella, Ana Rodríguez o incluso la anterior pareja de su marido, Gema Ruiz.

"No me planteo mi papel como primera dama asturiana. Me dedico a trabajar y a acompañar a mi marido a las cenas de trabajo, como cualquier mujer. Lo único diferente es que, como es el presidente del Principado, tiene más repercusión, pero lo llevo como una parte absolutamente normal de mi vida", confesaba este jueves a Vanitatis durante la presentación del Espacio de las Artes de El Corte Inglés, una galería de arte contemporáneo que cuenta con la esposa de Cascos como asesora artística y en la que se organizarán exposiciones temporales de fotografía, escultura y pintura.

Sin embargo, aunque Porto hace todo lo posible por desligarse del título de mujer de, lo cierto es que ha asumido perfectamente su recién adquirido rol de primera dama asturiana. No en vano hace poco más de un mes se enfrentaba con éxito a a toda una prueba de fuego: la entrega de los Premios Príncipes de Asturias, a la que acudió del brazo de su marido y donde robó, inconscientemente, parte del protagonismo a doña Letizia. "No creo que la eclipsara, yo sólo estaba acompañando a mi marido", insiste.

Su nueva tarea al frente del Espacio de las Artes, en la que lleva inmersa casi un año, no le impedirá seguir trabajando al lado de Joaquín Torres, el arquitecto de las estrellas, y Ramón Hermosilla. "Lo compatibilizaré sin ningún problema. Yo soy asesora de arte y al fin y al cabo se trata de conocer a los artistas, asesorar y traer cualquier pieza de cualquier parte del mundo. En eso somos ambiciosos y no tenemos límites. Me han puesto muchas facilidades para este nuevo proyecto y, aunque ha costado arrancar, es un reto porque todo el mundo tiene derecho a poder acceder a una obra y lo que hacemos es sacar el arte a la calle".

"No puedo poner un límite claro entre mi vida personal y el trabajo"

Desde que comenzara a dedicarse al mundo del arte, hace ahora casi 20 años, María Porto vive por y para él, y eso es algo que Álvarez Cascos -para quien su trabajo, la política, también es su vida- ha tenido que asumir. "El trabajo me lo llevo puesto, va siempre conmigo. No puedo dejar de ir por la calle mirando esculturas o ir cada dos por tres a una exposición, pero no lo tomo como parte de mi trabajo, es una forma de vida. Mi vida es el arte. No puedo poner un límite claro entre mi vida personal y el trabajo porque salgo de mi oficina y me voy a un museo, pero es lo que me apetece y disfruto con ello. Tengo el privilegio de trabajar en lo que me apasiona", confiesa a este portal.

Tanto es así, que es ella misma la que se encarga de decorar su casa e incluso de asesorar a sus amigos y familiares. "Me gusta hacer a mí las cosas, y si veo a un artista que me interesa se lo digo también a mis conocidos", concluye. 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios