Fernando Alonso ya hacía vida de soltero hace meses
  1. Noticias
NOTICIAS

Fernando Alonso ya hacía vida de soltero hace meses

A pocos amigos y compañeros de trabajo de Fernando Alonso y Raquel del Rosario les ha sorprendido el repentino anuncio de su separación matrimonial vía comunicado.

A pocos amigos y compañeros de trabajo de Fernando Alonso y Raquel del Rosario les ha sorprendido el repentino anuncio de su separación matrimonial vía comunicado. La poca sintonía de la pareja era vox pópuli desde hace meses entre los amigos y familiares próximos al piloto de Fórmula 1 y la cantante de El Sueño de Morfeo. Es más, según fuentes consultadas por Vanitatis, el asturiano, de 30 años, ha estado haciendo vida de soltero desde hace unos meses en Maranello, Italia, donde Ferrari, la escudería para la que trabaja, tiene sus instalaciones principales.

Tal y como cuentan a este portal dichas fuentes, una de las razones por las que la pareja ha puesto punto y final a su relación ha sido por la incompatibilidad de sus trabajos y de sus estilos de vida, que les impedía pasar tiempo juntos. A pesar de que hace menos de un año, tras pasar por Mónaco y Lugano, decidieron establecer su residencia en Oviedo, con el consiguiente desembolso anual de diez millones de euros a Hacienda que les ocasionaba vivir de nuevo en España, Alonso pasaba la mayor parte del año entre los destinos que le imponían sus compromisos profesionales y la base de su escudería en Italia.

Este lunes, 24 horas antes de hacer público su intención de separarse, Fernando Alonso aparecía en Madrid en un acto benéfico. Allí habló de su vida a caballo entre Oviedo, su tierra natal y domicilio fiscal, y  Maranello, su lugar de trabajo. En ningún momento nombró a su esposa, lo que, sin duda, despertó la curiosidad de los periodistas, ajenos a lo inminente del cese de su relación. "Hace unos años metí a mi mejor amigo a trabajar en Ferrari y ahora, en lugar de jugar a la consola con él online, le puedo llamar y echamos una partida juntos […] Muchos días llamo a ingenieros y a personal del equipo para jugar un partido de 'futbito' a las ocho ", dijo el piloto.

Los partidos de fútbol con el resto de trabajadores de Ferrari y las jornadas con su mejor amigo han sido la tónica habitual de un Fernando Alonso, que a los treinta años, cinco años después de casarse, no ha querido hacer últimamente vida de casado. Del Rosario, por su parte, tiene buenas palabras para él. “Incluso los malos momentos han sido necesarios para aprender. No veo esto como una batalla perdida sino como una parte de mi vida que ha sido necesario para crecer como persona”, ha escrito la artista canaria en su blog.

Ella también viajaba mucho y la gira que emprendió hace unos meses con motivo del lanzamiento de su nuevo disco habría enfriado las cosas. Además, tal y como cuentan compañeros de batallas del bicampeón del Mundo, éste era mucho más exigente con su redimiento que otros compañeros, algo que siempre ha ido en detrimento de su matrimonio y de su proyecto en común, que también pasaba por convertirse en padres. “Encargaremos un bebé para dentro de dos años”, dijo recientemente ella en conversación con Vanitatis.

A las horas de entrenamiento, viajes y desplazamientos, se une que, en el caso de Fernando Alonso, su pasión por su oficio es intensa y entregada. “Intento pasar todo el tiempo posible con mi marido, porque tenemos muchos problemas para cuadrar agenda”, se le ha escuchado decir a Del Rosario. Hace unos días, la pareja estuvo en Oviedo. “Les hemos visto como siempre. Además, desde 2009 intentan separarles todas las semanas”, contaba alguién muy cercano al piloto en conversación con el periódico El Mundo. Aunque en esta ocasión, el rumor se ha hecho realidad.

La pareja se casó hace cinco años en una ceremonia celebrada en Limanes, Oviedo, tan privada que su enlace no trascendió hasta hace tres, cuando la propia cantante lo confirmó en una entrevista concedida a la revista Glamour, donde hablaba de la tarea diaria de lidiar con los paparazzi, su gran cruzada. Al parecer a Raquel del Rosario nunca le gustó demasiado el ritmo de trabajo de su marido. Ni tampoco el universo que le rodeaba. Nunca llevó bien el clima de Mónaco, quizá esa fue la razón por la que hace menos de un año la pareja se animó a adquirir una mansión en Canarias. Esfuerzos en balde que han terminado con una ruptura que para muchos ya estaba anunciada.

Fernando Alonso