Logo El Confidencial
NOTICIAS

Jaime de Marichalar se va de vacaciones con los ricos colombianos a Cartagena de Indias

En medio de la polémica por el ‘caso Urdangarin’, Jaime de Marichalar decidió estas navidades desaparecer de la esfera mediática marchándose de vacaciones con Froilán y

En medio de la polémica por el ‘caso Urdangarin’, Jaime de Marichalar decidió estas navidades desaparecer de la esfera mediática marchándose de vacaciones con Froilán y Victoria a Colombia, hasta que los niños comenzarán el colegio pasadas las fiestas. Cartagena de Indias y las islas del Rosario fueron su destino y allí tuvo al empresario Carlos Mattos, dueño de la firma Hyundai en dicho país, como introductor social en todas las fiestas y reuniones que se celebraron durante esas fechas, allí pleno verano.

Una de ellas y la más popular entre los megavips es “La noche de los yates”, que se organiza  todos los años en el Muelle de los Pegasos en Cartagena. Hay bofetadas virtuales entre los vip para acudir, porque a todo aquel que no esté invitado a esta fiesta no se le considera miembro de la elitista y poderosa alta sociedad colombiana. Hubo música hasta la madrugada y fuegos artificiales. El exduque de Lugo, que fuera de España se encuentra mucho más relajado, prefirió no posar con el resto de invitados e incluso llegó a prohibir a los profesionales contratados para el acto lúdico que le fotografiasen.
 
Hizo lo mismo en el festival de música al que acudió, esta vez acompañado de los hijos, que disfrutaron bailando con los temas de Juan Luis Guerra, Don Omar y la imitación que un cantante hizo de Nino Bravo. Instalado en un palco junto a la familia del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, Marichalar tuvo que controlar en varias ocasiones a Froilán, que se animaba demasiado con la música. Tanto él como su hermana bailaron al ritmo de bachata y merengue.
 
Para el exyerno real, que así le siguen presentando los conocidos cuando viaja fuera de España, intentar pasar desapercibido se ha convertido casi en una obsesión, que a veces complica sus desplazamientos. Cuando sus hijos están con él, además, la cosa se complica, pues éstos van acompañados de escoltas, como nietos reales que son.
 
En los últimos meses, Marichalar ha procurado mantener un perfil social bajo y, salvo almuerzos con sus amistades de siempre o reuniones en sus casas, evita las convocatorias públicas donde sabe que le van a preguntar sobre el escándalo Urdangarin. Un asunto cada vez más inquietante y perjudicial para la institución que se complica día a día para el que parece era el yerno preferido de los reyes. El tiempo coloca a cada uno en su sitio y a Marichalar, cuya familia política hizo -y permitió que se le hicieran- muchos feos, le ha definido como un caballero fiel y discreto.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios