Friso de Holanda continúa en coma en el hospital Wellington de Londres
  1. Noticias
NOTICIAS

Friso de Holanda continúa en coma en el hospital Wellington de Londres

El príncipe Friso de Holanda continúa ingresado en el hospital Wellington de Londres, tras ser trasladado desde Austria para recibir "el mejor tratamiento posible" al coma

Foto: Friso de Holanda continúa en coma en el hospital Wellington de Londres
Friso de Holanda continúa en coma en el hospital Wellington de Londres

El príncipe Friso de Holanda continúa ingresado en el hospital Wellington de Londres, tras ser trasladado desde Austria para recibir "el mejor tratamiento posible" al coma en el que se encuentra, según han confirmado los responsables de la cínica.

El pasado 17 de febrero, el segundo hijo de la reina Beatriz, esquiaba en los Alpes austríacos cuando un alud lo sepultó bajo la nieve durante veinte minutos. Este accidente le causó un daño cerebral irreparable por privación de oxígeno y le indujo un coma del que aún no ha despertado.

El príncipe Johan Friso, de 43 años, fue trasladado este jueves en un avión sanitario desde el Hospital Universitario de Innsbruck (Austria) a la clínica privada londinense, según confirmó la Casa Real holandesa en un comunicado, que recoge la revista británica Hello.

"Su Alteza Real el Príncipe Friso llegó a Londres, donde ha vivido durante muchos años. Los expertos recomendaron el hospital Wellington. Considerando su condición, el Príncipe Friso recibirá el mejor tratamiento posible allí", explicaba la nota oficial.

El príncipe residía en la capital británica junto a su mujer Mabel y sus dos hijas, Luana, de siete años, y Zaria, de seis. Hasta 2003, el segundo hijo de la reina Beatriz trabajó en Londres como vicepresidente de inversiones del banco estadounidense Goldman Sachs International, tras lo cual ejerció como director financiero para la empresa de uranio URENCO, hasta su accidente.

La princesa Mabel ha solicitado a los medios de comunicación que respeten su privacidad en su nueva etapa en Londres y les dejen el espacio necesario para hacerse a la idea de que el príncipe Friso quizás nunca vuelva a despertarse del coma en el que se encuentra sumido.

Beatriz de Holanda Londres