Logo El Confidencial
NOTICIAS

Los 200.000 euros solidarios de Alberto Cortina y Elena Cue

Ha nacido una nueva institución filantrópica: la Fundación Alberto y Elena Cortina. El poderoso matrimonio, formado por el acaudalado empresario y su enigmática mujer, ha decidido

Ha nacido una nueva institución filantrópica: la Fundación Alberto y Elena Cortina. El poderoso matrimonio, formado por el acaudalado empresario y su enigmática mujer, ha decidido crear dicha fundación para “la promoción, creación, sostenimiento y auxilio de obras asistenciales, sociales, educativas y benéficas de toda índole que en cada caso concreto acuerde el Patronato, a favor de personas que precisen de las mismas, con especial atención y dedicación a la infancia”, tal y como recoge la publicación este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE). La partida de capital ha sido de 200.000 euros, desembolsados por ambos fundadores, y el domicilio social del organismo está en la calle López de Hoyos de Madrid, en la llamada Ciudad Jardín de la capital. El ámbito de actuación de la Fundación será, en principio, nacional.

El empresario, íntimo del Rey, sigue así la estela de su exmujer, la también todopoderosa Alicia Koplowitz. La marquesa de Bellavista es presidenta vitalicia de una fundación que lleva su mismo nombre y que creó en 1994 “como expresión de su compromiso social con el fomento y la defensa de la educación, la cultura, las artes, las letras, las ciencias, la investigación científica, el desarrollo tecnológico y el medio ambiente, así como la asistencia social a menores, personas mayores y discapacitados”. Mari Luz Barreiros, exmujer de Jesús Polanco, también tiene experiencia en estas lides ya que promueve desde la Fundación Eduardo Barreiros la divulgación del diseño industrial, mientras que otras famosas como Isabel Gemio hacen lo propio con las enfermedades raras.
 
La solidaridad está de 'moda'
 
Las primeras actividades de la enigmática pareja verán la luz durante los próximos meses. Este tipo de asociaciones y de actos altruistas suelen ser habituales en ciertos ambientes de la alta sociedad. Hace unos meses, Juan Abelló, Iñigo de Arteaga y Polo Pérez de Villamil celebraron por todo lo alto su setenta aniversario en La Quinta de Jarama, una exclusiva finca a la que acudieron invitados, entre otros conocidos personajes, Cortina y su esposa. En dicha celebración había una regla básica: ninguno de los que cumplía años aceptaba regalos.Su rechazo sirvió para recaudar 57.000 euros entre los más de 300 invitados y posteriormente entregarlos a Cáritas. A su vez, también es habitual ver a Cué, excampeona de España en tiro de pichón, en cenas caritativas donde lo mismo coincide con Rafa Nadal que con Alberto de Mónaco.
 
Y algo parecido suele ocurrir en las charity parties que Cristina Macaya, la anfitriona mallorquina por antonomasia, suele organizar en su possesió de Es Canyar para Cruz Roja. Por su parte, en las bodas de alta alcurnia, ésta también es una práctica común. Todo el dinero que se recaudó en la boda de Fiona Ferrer con Jaime Polanco fue entregado a una organización benéfica, así como ocurrió en la boda de Marta Ortega, heredera del imperio Inditex, y el jinete Sergio Álvarez Moya.
 
Sea como fuere, el matrimonio de Cortina, con una recatada pero no menos intensa vida social, comienza así una nueva etapa en los negocios familiares. Cada vez más alejados de la prensa, aunque siguen despertando más interés que sus ‘homólogos’ Alberto Alcocer y Margarita Hernández, los encuentros con los poderes fácticos de la sociedad española suelen transcurrir en la suntuosidad de sus casas de Madrid y Mallorca o en la finca Las Cuevas. Su importante actividad cinegética ha seducido desde a Su Majestad hasta importantes empresarios de aquí y allá. Posiblemente, los mismos que colaborarán con la nueva fundación benéfica de la pareja, que ahora se entrega a los quehaceres de la filantropía.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios