El solitario cumpleaños de Carmen Thyssen en Lugano
  1. Noticias
NOTICIAS

El solitario cumpleaños de Carmen Thyssen en Lugano

Sola. Así ha pasado su sesenta y nueve cumpleaños Carmen Thyssen (Barcelona, 23 de abril de 1943). La baronesa, siempre vitalista y positiva, ha sucumbido a

Sola. Así ha pasado su sesenta y nueve cumpleaños Carmen Thyssen (Barcelona, 23 de abril de 1943). La baronesa, siempre vitalista y positiva, ha sucumbido a la tristeza, un sentimiento que a veces se adueña de ella, principalmente en las fechas más señaladas, como son las Navidades, su santo o, en este caso, su aniversario. Desde que rompió relaciones con su hijo Borja nada volvió a ser lo mismo en su vida. Aunque se aferra a su enemistad declarada con Blanca Cuesta, lo cierto es que cada vez le cuesta más no ver al ser que más quiere, y a sus nietos. 

Por ello, cuentan desde el entorno de la mecenas, el pasado fin de semana decidió viajar hasta Suiza, al palacio que tiene en la localidad de Lugano. A punto de cumplir los setenta, Tita está más sola que nunca. Evidentemente, las gemelas Carmen y Sabina le han acompañado, pero el vacío dejado por su hijo mayor le pesa cada día más. 

Tita quiere acercarse a Borja, pero lo cierto es que la baronesa viuda de Thyssen- Bornemisza tampoco se esfuerza demasiado por acercar posturas. De su nuera Blanca no quiere ni oír hablar. Sigue sin comprender que es la madre de sus nietos, la mujer con la que su hijo decidió compartir su vida. No oculta el total desprecio que tiene hacia ella. Su hijo, no obstante, sigue defendiendo la familia que ha formado junto a Blanca. 

En Lugano, Tita reflexionó estos días sobre cuál será su estrategia a partir de ahora.  

Allí tiene una casa a lo orilla del lago. Se trata de una mansión impresionante, de un enorme valor. La compró el barón en 1932 y la convirtió en un depósito de obras. Ahora no cuelgan allí los cuadros, pero aun así el precio de Villa Favorita se estima que supera los 20 millones de euros. 

Tras su estancia en su lujosa residencia suiza, la aristócrata decidió volver a Barcelona. Allí, la Baronesa se empapó junto a un grupo de amigas del ambiente deportivo del torneo Conde de Godó viendo el enfrentamiento entre Fernando Verdasco ante el tenista belga Steve Darcis. Con ello, Carmen consiguió poner un broche de diversión a su agridulce aniversario.