Logo El Confidencial
NOTICIAS

Eva Longoria, Eduardo Cruz, la suite 803 del Hotel Don Pepe y los semáforos en rojo

La visita efímera a Marbella de Eva Longoria y Eduardo Cruz ha terminado con una persecución de película americana. Y si no que se lo pregunten

La visita efímera a Marbella de Eva Longoria y Eduardo Cruz ha terminado con una persecución de película americana. Y si no que se lo pregunten a los fotógrafos que siguieron a la pareja en el viaje de Marbella al AVE de Málaga. Según han manifestado a Vanitatis los reporteros de las agencias, “Eva y su chico se fueron saltando todos los semáforos en rojo de la ciudad. Ellos no, su chófer. Fue muy difícil seguirles”.

La realidad es que el viaje de la pareja desde Cannes a Marbella fue un visto y no visto. A Eva Longoria y Eduardo Cruz se les intuyó poco o nada. Desde que la  actriz presentara ayer en rueda de prensa, junto a María Bravo, ex de Bruce Willis, la Global Gift Gala, que se celebrará en la ciudad malagueña el 18 y 19 de agosto, ambos se encerraron en la suite 803 del Hotel Don Pepe. Allí estuvieron guarnecidos hasta altas horas de la madrugada celebrándolo con sus amigos. Fiesta por todo lo alto y champagne.

La fiesta debió ser el motivo de que a la mañana siguiente a ambos se les pegaron las sábanas y corrieran como desesperados por las calles de Marbella. Pero, pese a los esfuerzos, los fotógrafos acabaron consiguiendo su objetivo.

Antes de abandonar la suite 803, una de las habitaciones  más confortables del emblemático hotel Don Pepe de Marbella, Eduardo se puso a hacer fotos y colgó en su Twitter una panorámica de la ciudad, desde donde se veían las vistas de la playa que da al hotel. Por si alguien no se había enterado que estaba en Marbella.

¿Un divorcio filantrópico?

Eva Longoria pisó este miércoles Marbella para explicar los detalles de la gala benéfica, Global Gift Gala, que celebrará en la ciudad el 18 y 19 de agosto, a beneficio de su ONG y la Fundación Cesare Scariolo. Los reporteros recibieron la advertencia, vía comunicado de prensa, de que no podían hacer preguntas a Eva Longoria de nada que no fuera su fundación y la gala que organiza.

No se podía nombrar a su novio Eduardo Cruz, el hermano de Penélope, ni hablar de la famosa serie que ha protagonizado, Mujeres Desesperadas, y ni mucho menos preguntarle por su sus supuestas desavenencias con Antonio Banderas, que han provocado su divorcio filantrópico. El año pasado ambos celebraron una gala benéfica unidos en Marbella y, de repente, este año la celebran por separado.

Eva estuvo simpática, muy simpática, tal vez en demasía. Antes de que nadie se atreviese a decir nada, ella, que lo llenaba todo a pesar de su menudez, habló sobre lo publicado acerca de las desavenencias con Antonio Banderas, que surgieron tras conocerse que la Starlite Gala de este año, la otra gala benéfica del verano en Marbella, estaría apadrinada en solitario por el actor: “Antonio y yo no estamos divorciados. Estamos muy felices en nuestro matrimonio filantrópico", dijo.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios