Ni Grandes, ni nobles: solo un 30% de los Hidalgos de España son auténticos. Noticias de Noticias
NOTICIAS

Ni Grandes, ni nobles: solo un 30% de los Hidalgos de España son auténticos

"Todos descendemos de reyes y emperadores... Pero también de putas y de verdugos. La genealogía es el arte de encontrar a los reyes y emperadores", sostiene

Foto: Ni Grandes, ni nobles: solo un 30% de los Hidalgos de España son auténticos
Ni Grandes, ni nobles: solo un 30% de los Hidalgos de España son auténticos
Autor
Tiempo de lectura8 min

"Todos descendemos de reyes y emperadores... Pero también de putas y de verdugos. La genealogía es el arte de encontrar a los reyes y emperadores", sostiene un ilustre genealogista consultado por Vanitatis, que calcula que tan solo el 30% de los miembros de la asociación Hidalgos de España son auténticos.

Cuenta Cervantes que el ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha, "pudiendo más su locura que otra razón alguna, propuso de hacerse armar caballero del primero que topase (…)". Del mismo modo que el de la triste figura se retocó el nombre para hacerlo más sonoro y se hizo investir caballero en un ventorro, que no castillo, ante dos rameras por damas y al son del cuerno de un porquero, en vez de cornetas, "hay Hidalgos de España que ostentan hidalguía, pero que no son tales, o presuntos nobles que llevan a gala ser Grandes de España, habiendo falsificado el título", aseguran las fuentes.

La sombra de la sospecha recae, nada más y nada menos, que sobre el mismísimo presidente de los Hidalgos de España, don José Antonio Martínez de Villarreal, dizque Conde de Villarreal, Grande de España. Según el Elenco de Grandezas y Títulos nobiliarios españoles, la biblia de la nobleza española, fue el 4 de mayo de 1960 cuando don Bruno Martínez de Villarreal, teniente general de los Ejércitos Carlistas, fue reconocido con el Título del Reino. Es decir, que fue el dictador Franco quien dio al apellido el espaldarazo real.

"Los títulos carlistas son difíciles de demostrar"

"Los títulos carlistas son difíciles de demostrar", desdeñan los nobles de verdad. "El franquismo reconoció muchos títulos concedidos por los pretendientes carlistas, que nunca fueron reyes, probablemente por la influencia de don Vicente de Cadenas [fundador de Hidalgos de España, conocido como 'El hidalgo de la Falange']. Franco tenía que contemporizar con nazis, falangistas, carlistas, democristianos… era un gallego que muelleaba. Luego, don Juan Carlos lo ha convalidado todo por silencio administrativo", explican.

Pero las dudas sobre el Conde de Villarreal van más allá. Los genealogistas consultados sospechan que "no es que no sea conde, es que ni siquiera es hidalgo". Lo sospechan porque poseen documentos que así lo parecen indicar. En un manuscrito, al que ha tenido acceso Vanitatis, se puede ver cómo "se ha escrito Mtnez (Martínez) para convertir a un Pérez de Villarreal en un Martínez de Villarreal. Pero se sigue viendo el bulto de la "P" y la "e" detrás de los últimos trazos de la "M". Así de fácilmente se falsifica. Esto no es lo que se presentó al Ministerio. Al cura se le pide certificación y no hay rastro de la trampa, salvo en el libro parroquial original (y los curas en esa época tendían a obnubilarse cuando llegaba un "señor" forastero de Madrid y les daba cien pesetas de donativo". Este documento es de 1961. Los expertos señalan que "el Ministerio de Justicia lo admite todo, siempre y cuando alguien no lo discuta. Por eso ha habido tantos pleitos a lo largo de la historia en la Chancillería de Valladolid".

El hidalgo no paga impuestos directos

Pero, ¿qué es exactamente un hidalgo? Los genealogistas lo explican así: "El hidalgo no paga impuestos directos, los llamados pechos. La hidalguía se transmite por vía de varón. La hija de hidalgo es hidalga, pero ya no transmite la hidalguía. Estamos hablando de un presente que se acabó en 1837. Hay órdenes militares que exigen la demostración de la hidalguía de al menos los cuatro primeros apellidos. No es el caso de los Hidalgos de España". Por eso, a día de hoy, esta asociación no es integrante de la CILANE, la comisión internacional que mantiene el contacto e intercambia información entre las diferentes nobleza europeas, que solo permite una asociación de nobles por estado.

"Actualmente, la Asociación de Hidalgos, con Villarreal al frente, no representa a España en la CILANE. Esta Asociación intentó incorporarse a la CILANE en 1961 sin éxito. Lo volvió a intentar en 1981 y, dada la falta de interés de los organismos nobiliarios españoles más serios, la CILANE decidió contar con ella a falta de algo mejor. El problema es que desde el principio se detectó que la Asociación no era todo lo que decía ser y que verdaderamente no representaba a la nobleza española", aclaran las fuentes.

"El problema no era fácil de solucionar, dada la disyuntiva entre no tener un contacto en España y tener uno "imperfecto", aparte de la obvia poca gana de provocar una situación violenta con la Asociación. Así se fue tirando hasta que en 2000 se produjo una entrevista privada entre el entonces asesor legal de la Diputación de la Grandeza y una pequeña delegación de la CILANE. Se recomendó no hacer nada hasta la desaparición del muy anciano fundador y secretario general de la Asociación, Vicente de Cadenas, un hombre de la JONS de preguerra, difícil y dictatorial. Con su muerte en 2005, se intentó abrir la representación española a otros organismos nobiliarios, dándole margen a la Asociación para que se enmendara.

La Asociación rechazó cualquier acuerdo y la CILANE, por tanto, declaró vacante la representación española. “La Asociación ha preferido enterrar la cabeza en la arena y así sigue en su página de Internet como integrante de la CILANE sin serlo", añaden.

División en la Diputación de la Grandeza

A día de hoy, los observadores españoles en CILANE son el Foro de Familias Históricas de la Nobleza Española, que preside Amalio de Marichalar, la Junta de Nobles Linajes de Segovia y la Maestranza de Valencia. Para las fuentes consultadas, quien debería estar representada en CILANE es la Diputación y Consejo de la Grandeza de España. Pero está muy dividida a raíz de la Ley 33/2006, de 30 de octubre, sobre igualdad del hombre y la mujer en el orden de sucesión de los títulos nobiliarios.

En el Estado español no sucede como en otros países. Aquí, al contrario que en la mayoría de países europeos, sigue habiendo reinos de Taifas. La nobleza está dividida en una veintena de asociaciones, unas más auténticas que otras. "En Alemania, aunque sean federales, se han puesto de acuerdo y no lo discuten", envidian los aristócratas españoles. También critican la práctica de las falsificaciones de la justificación de la sucesión de títulos. "Las reglas de sucesión de los 'lores' [del inglés 'Lord'] son tremendas. Si no tienes descendiente varón, se hace sifón hacia el primer macho que haya, o se extingue. Aquí se hace el sifón para falsificar", aseguran.

Pero el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. "Los nobles alemanes, llamados 'fones' [del alemán 'Von'], durante el nazismo estaban 'acochinados' en el ejército, siempre en una posición nacional y ambigua. No atacaban a los nazis, aunque los despreciaban". En todas partes cuecen habas. En Alemania, más abolengo en que el 'Von' tiene el 'Zu', como el ex ministro de Defensa alemán Karl Theodor zu Guttenberg, barón de Guttenberg, que hubo de dimitir por plagiar su tesis doctoral.

"En España se confunde la función con el órgano"

En España también pasa algo muy específico: "Desde la Inquisición, se confunde la función con el órgano. Un hidalgo podía ser pobre, podía trabajar. Lo único que le distinguía es que no pagaba impuestos. A partir de la Inquisición, se pedía la prueba de la limpieza de sangre. Y como los judíos solían ser comerciantes, se miraba que los hidalgos no se hubieran dedicado al comercio o la industria".

Beatería que perdura hasta nuestros días. Para muestra, un botón: Los cachorros de la nobleza europea de CILANE celebraron, en un país nórdico, una fiesta temática sobre 'ángeles y demonios' ('Himmel och Helvete'). Jóvenes aristócratas españoles, al enterarse, pusieron el grito en el cielo acusando a los miembros de CILANE de "satanistas" y "masones" y de celebrar "orgías" y  "misas negras".

Preguntadas las fuentes sobre cómo ven el estado de la nobleza europea en general y española en particular en el siglo XXI, contestaron: "La nobleza no ha dejado de moverse entre la alta burguesía. En Europa, ha mejorado muchísimo con la caída del Muro de Berlín. En España, son más ricos y más poderosos que en ningún otro país, porque aquí no llegó la Revolución Francesa". Palabra de aristócrata.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios