El secretario de las infantas, Carlos García Revenga, de fiesta por la Milla de Oro
  1. Noticias
NOTICIAS

El secretario de las infantas, Carlos García Revenga, de fiesta por la Milla de Oro

Nadie se quiso perder este jueves la Vogue Fashion Night Out, un evento que se organiza simultáneamente en veinte ciudades de todo el mundo. Ni siquiera

Nadie se quiso perder este jueves la Vogue Fashion Night Out, un evento que se organiza simultáneamente en veinte ciudades de todo el mundo. Ni siquiera Carlos García Revenga, el secretario de las infantas, que no perdió ocasión y se pasó por la gran fiesta de la moda de la Milla de Oro madrileña.

Concretamente, Revenga estuvo en la tienda de Óscar de la Renta, en la calle Claudio Coello, donde su presencia no pasó desapercibida entre algunos de los asistentes, muchos de ellos rostros de la moda, que reprocharon en la intimidad la presencia del secretario en una época en la que la Casa Real no atraviesa su mejor momento.

La fiesta de Vogue, en la que se abrieron numerosas tiendas de la calle Serrano y alrededores, comenzó con un incidente en el que la propia alcaldesa de Madrid, Ana Botella, quiso prestar su ayuda. Justo antes de que la edil tomase la palabra para inaugurar el evento, una chica de prensa se desmayó, lo que provocó que Botella fuese rauda al auxilio de la joven. Un momento que los fotógrafos no dudaron en captar mientras algunos de los presentes, como Álvarez del Manzano o Cuca Solano, la directora de la Fashion Week, no disimulaban su asombro ante la rapidez de su alcaldesa.

La conocida revista de moda también había organizado una carpa ocupando gran parte de la calle Ortega y Gasset, en la que se dieron cita rostros conocidos como Mario Vaquerizo, de riguroso negro que también fue contratado para ser el DJ de la noche, o su queridísima amiga Carmen Lomana, que días después de aparecer en silla de ruedas en la Fashion Week por su atropello, disfrutaba de las delicias de la noche. “Tengo que estar en rehabilitación al menos dos meses, pero me ha dicho el médico que me tengo que mover”, contaba ella misma a Vanitatis.

Sin embargo, el verdadero ambiente de moda se vivía en los locales, que habían abierto al público a horas intempestivas, y en donde muchos de ellos se servían ágapes del catering Medems, de Michel de la Fuente. Por Scalpers, la tienda de ropa de Rafa Medina, que actualmente se encuentra en Oporto ultimando su próxima colección, se pasó Javier Merino y su esposa, Mar Flores. También se dejaron ver en el mismo local Carolina Herrera, y por supuesto Naty Abascal y Luis Medina, que pronto comenzará unas clases de estilo en una escuela privada, tal y como comentó a este medio.

Ana Rodríguez, la exmujer de José Bono, hizo una breve visita a la tienda de Tous, firma de la que posee varias tiendas por la Comunidad de Madrid, antes de pasarse por la carpa de Vogue. En Aristocrazy, la firma de joyas, no faltó su musa Olivia de Borbón, al igual que Cari Lapique hizo lo propio con la joyería Suárez.

Raquel del Rosario, Berta Collado, Ana de Armas, Úrsula Corberó, Laura Sánchez, Eva González, Boris Izaguirre, Brianda Fitz James, nieta de la duquesa de Alba, y su amiga, la diseñadora Miranda Makaroff, que lucía un nuevo look con el pelo rosa, completaron el photocall de la noche de Vogue, que puso el broche de oro a la semana de la moda de Madrid.