Logo El Confidencial
NOTICIAS

José Coronado y su novia, Elena González de Prado, retoman su relación tras una disputa doméstica

Sus admiradoras, que las tiene a millones, tendrán que seguir conformándose con verle a través de sus trabajos. El actor José Coronado continúa su noviazgo con

Foto: José Coronado y su novia, Elena González de Prado, retoman su relación tras una disputa doméstica
José Coronado y su novia, Elena González de Prado, retoman su relación tras una disputa doméstica

Sus admiradoras, que las tiene a millones, tendrán que seguir conformándose con verle a través de sus trabajos. El actor José Coronado continúa su noviazgo con Elena González de Prado, la periodista con la que sale desde noviembre del año 2010. El hecho de que Coronado estuviera en Barcelona rodando su último trabajo, Los últimos días y no se les viera juntos, llevó a pensar que se habían separado cuando no era del todo así. Elena vivía en Madrid, en la casa que comparten con Nicolás, el hijo del actor, y quien tomaba a menudo el puente aéreo era Coronado.

Ante el rumor de separación, el actor se mantuvo en su línea de no hacer comentarios y las imágenes de ellos juntos paseando “amarraditos los dos”, como cantaba María Dolores Pradera, fueron la confirmación de que nada había cambiado. La periodista, que ha trabajado en varios medios y actualmente forma parte del equipo de informativos de Intereconomía, también se ha mantenido al margen de la polémica.

La gente que la ha tratado asegura que además de ser una gran profesional y buena compañera es una mujer divertida y con mucho carácter. Se lleva muy bien con los hijos de su pareja e incluso hace de canguro con Candela, la hija que tuvo su actual novio con Mónica Molina.

Como sucede en cualquier relación donde se comparte casa, hay días estupendos y otros que lo son menos. Los problemas de convivencia pueden ser exógenos o endógenos. Y en su caso provocaron una ruptura temporal, lo que hizo saltar las alarmas de la prensa, que tuvo que ver con una disparidad de opiniones por un tema doméstico que ya venía de atrás. Y como a veces no hay necesidad de aguantar comentarios de terceros que no forman parte directa de la familia, Elena no se resignó y se fue. Al cabo del tiempo, las aguas volvieron a su cauce, se solucionaron los malentendidos y Coronado y su chica volvieron a compartir noches y mañanas alegres.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios