Logo El Confidencial
NOTICIAS

La baronesa Thyssen fue al hospital pero no pudo ver al hijo de Borja

"Estoy feliz. La verdad es que ha sido un momento muy especial para mí". Así resumía la baronesa Thyssen en declaraciones a Vanitatis su estado de

Autor
Tiempo de lectura2 min

"Estoy feliz. La verdad es que ha sido un momento muy especial para mí". Así resumía la baronesa Thyssen en declaraciones a Vanitatis su estado de ánimo después de ver a su hijo Borja este miércoles por la noche en las instalaciones del Hospital Rúber Internacional. A pesar de que el encuentro entre madre e hijo fue amable y distendido, Tita no pudo ver a Blanca ni a su nieto, según ha podido confirmar en primicia este portal.

Minutos antes de la llegada de la baronesa, alguien del entorno de Borja le comunicaba la intención de Tita de conocer personalmente a su nieto. Sobre las nueve de la noche, la abuela era recibida en el pasillo del hospital por su hijo. Su intención al asistir al hospital era, además de felicitar a la pareja, conocer a Enzo, su tercer nieto, pero no se lo permitieron.
Era la primera vez que se veían en dos años y se fundieron en un abrazo. Fuentes del entorno de la familia aseguran que ambos estaban muy nerviosos. Minutos después entraron en una habitación anexa donde estuvieron reunidos durante una hora y media. Lo lógico, en estos casos, es que la abuela hubiese entrado a conocer al pequeño y a saludar a la madre antes de marcharse. Pero esto fue imposible. ¿Fue Blanca la que impidió a Carmen entrar?¿Por qué no pudo hacerlo?
La viuda del barón Thyssen se enteraba pasadas las cuatro de la tarde del miércoles de que era abuela por amigos comunes. Esa tarde tenía planeado salir de viaje pero, para sorpresa de todo su equipo de trabajo, Tita cambió los planes y se dirigió a la Rúber.
Dos años desde su último encuentro
Habían pasado dos años desde su último encuentro, que fue en 2010 en el Hotel Villamagna. Encuentro que, a diferencia de éste, fue tenso y corto.
Durante todo este tiempo, la baronesa ha hecho lo imposible por ver a su hijo. Incluso, este verano, se presentaba en Ibiza con su barco, para poder felicitarle, con ocasión de su 32 cumpleaños.
Definitivamente, a pesar de no poder ver a su nieto, para Carmen ha valido la pena. "Las tensiones se olvidaron durante unas horas y volvió a nacer entre nosotros la complicidad que siempre hemos tenido y el amor entre madre e hijo", comentaba Carmen a su entorno. 
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios