Logo El Confidencial
NOTICIAS

Los grandes ausentes en la boda de Julio José y Charisse

El doctor Iglesias Puga habría definido la boda de su nieto Julio José como “rara, rara, rara”. El enlace del primogénito de Isabel Preysler y Julio

El doctor Iglesias Puga habría definido la boda de su nieto Julio José como “rara, rara, rara”. El enlace del primogénito de Isabel Preysler y Julio Iglesias se celebra este sábado bajo una secretismo excepcional en la finca El Rincón, propiedad del marqués de Griñón, padre de su hermana Tamara. No hay lista de invitados y salvo Enrique Iglesias, que ya se sabe que no acudirá al no poder ajustar su agenda profesional, el resto es una incógnita.

Las medidas de seguridad son habituales en este tipo de  celebraciones comerciales pero, en este caso, lo son más. Hasta que no se publique el reportaje que ofrecerá la revista Hola en exclusiva, no se conocerán las ausencias y presencias familiares. Respecto a los amigas de Isabel Preysler, ninguna de ellas esta invitada. Ni las de toda la vida (véase  Carmen Martínez Bordiú, la pintora Cristina Duclos, Cary Lapique o  Marisa de Borbón), ni las  amistades de las últimas décadas, como la peletera Elena Benarroch, Nuria González, mujer de Fernández Tapias, Maribel Yébenes o Petra Mateos, expresidenta de Hispasat, quien protegió el noviazgo con Miguel Boyer cuando esa relación solo era un rumor.
Las razones oficiales para excluirlas es que se trata de una boda íntima y, por lo tanto, Isabel Preysler ha reducido el número de invitaciones al círculo estrictamente familiar. Aseguran que de esta forma nadie se puede sentirse ofendido y que, por lo tanto, la mejor manera de no herir susceptibilidades era organizar el convite de esta manera. Otra de las explicaciones es que no están los tiempos para tirar la casa por la ventana, aunque se trate de un hijo de Julio Iglesias y de la reina de Porcelanosa.
A pesar de estos razonamientos, los comentarios  no se han hecho esperar y algunas de las amistades que afirman entender la decisión de su amiga se sienten molestas. Cuando se les pregunta por la cuestión prefieren no opinar, aunque en la intimidad aseguran: “Hay amigos de Isabel y de Julio que son mucho más que su familia, que han hecho por ellos lo que no está escrito y que los han defendido a muerte. Sobre todo a Isabel”. 
Por su parte, Julio Iglesias acude de invitado estrella. No ha intervenido en ninguna de las consabidas responsabilidades domésticas, porque de eso se ha encargado Tamara y solo tendrá que pagar la parte que le corresponda como padre del recién casado. El jueves actuó en Sevilla. Tras el concierto se fue a cenar con su equipo al restaurante Egaña Oriza y, aunque algunos clientes le felicitaron por la boda de su hijo, daba la sensación de que el asunto no iba con él.  Como diría Papuchi, todo era muy raro, raro, raro.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios