Pilar Eyre, de azote de la Casa Real a radiografiadora de la mujer franquista
  1. Noticias
NOTICIAS

Pilar Eyre, de azote de la Casa Real a radiografiadora de la mujer franquista

Pilar Eyre es contundente cuando habla de la Familia Real. Nunca ha tenido ningún pudor a la hora de retratarla de manera cruda y natural. Así

Foto: Pilar Eyre, de azote de la Casa Real a radiografiadora de la mujer franquista
Pilar Eyre, de azote de la Casa Real a radiografiadora de la mujer franquista

Pilar Eyre es contundente cuando habla de la Familia Real. Nunca ha tenido ningún pudor a la hora de retratarla de manera cruda y natural. Así lo han demostrado algunos de sus libros. De hecho, La soledad de la reina, donde hacía un retrato de una mujer que, presuntamente, habría soportado innumerables aventuras por parte de su marido, ha sido uno de los libros del año en cuanto a volumen de ventas y a repercusión. Pero la versatilidad de Pilar Eyre como escritora hace que no se circunscriba únicamente a los Borbones. Y si se le pregunta por otros temas, sigue siendo igual de contundente y precisa sin perder de vista el humor. La prueba más evidente es La reina de la casa, libro que se publica este martes y en el que hace una crónica divertida, a la par que elaborada y documentada, de la sufrida y, sin embargo, feliz mujer española de gran parte del siglo XX, fundamentalmente de la que padeció la etapa franquista.

El trabajo de hemeroteca que ha supuesto para la periodista esta obra ha sido considerable. Encontrar perlas como las que lanzaban el cantante Manzanita o Fernando Fernán Gómez no es trabajo fácil. Para ello hacen falta horas y horas entre papelorios tan amarillentos como la época de la que surgieron. El primero, Manzanita, aseguraba que a veces "sueño que mi mujer me engaña y me levanto y la pego" y el segundo afirmaba su gusto por pegar a las del mal llamado sexo débil. Más de un vivo, al contrario que los difuntos Manzanita o Fernán Gómez, se llevará las manos de la cabeza al ver algunas de las frases que salieron por su boca décadas atrás.

Así estaban las cosas en aquella España gris, un país que Eyre vivió en primera persona: "Quería escribir un libro sobre mí y sobre mi madre pero también sobre las mujeres, no solo las de mi generación. Lo hice también para que las de ahora sepan lo que hemos tenido que luchar las mujeres en este país".

Investigando es como ha descubierto que el popular 'Papuchi', padre de Julio Iglesias, fue uno de los sexólogos más importantes de los 40 y los 50. "En aquella época eran muy bestias. Decían que la mujer que disfrutaba de la cópula era un poco hombre", asegura con la ironía que la caracteriza. "Decían que la mujer mujer tenía que ser frígida. Las que experimentaban orgasmos eran carne de presidio o prostitutas", recuerda asombrada. La España pecaminosa y más libertina encarnada en Sara Montiel y la más virginal encarnada por Carmen Sevilla aparecen a lo largo de las numerosas páginas, en las que parece obligado reírse de las ridiculeces nacidas al abrigo del puritanismo: "Por entonces decían que, de los 20 a los 30 años, la mujer tenía que tener relaciones sexuales una vez a la semana; de los 30 a los 40, una vez al mes; de los 40 a los 50, una vez cada dos meses y a partir de los 60, nada. A las que estamos en la frontera de los 60 nos esperaría un largo desierto hasta que nos muramos", comenta la Eyre más divertida.

Las mujeres españolas son las estrellas del libro, pero también lo es la propia Eyre si es que se puede llamar estrellas a esas reinas sin corona. En La reina de la casa no solo se incluye un dvd con noticiarios y publicidad machista de la época, sino que sus páginas están aderezadas por fotografías de la propia familia de la escritora y periodista. La implicación personal ha llegado incluso a su hijo. "Un día mi hijo me dijo: '¿Pero, mami, de verdad estás escribiendo esto sobre ti? Le tuve que explicar que era un plural mayestático en el que hablaba de todas las mujeres...Pero bueno, el libro está dedicado a mi hijo con la condición de que no lo lea nunca", recuerda Eyre sobre el día en el que este se coló en el dormitorio y espió el ordenador por encima de su hombro.

Las mujeres de la Casa Real

A pesar de su cambio de registro y de editorial (ahora es Planeta y no la habitual La esfera de los libros), Eyre sigue pendiente del agitado palacio de la Zarzuela. "El Rey está de un mal humor tremendo, no se fía de nadie ni hace caso a sus asesores. Ellos están desbordados por los acontecimientos. La reina ni le habla y aprovechó que él estaba en la India para interponer la demanda contra la agencia de adulterios. A él eso no le ha gustado absolutamente nada", afirma Pilar Eyre, que reconoce también las dificultades de Letizia a la hora de "caer bien" y heredar un pesado trono. La princesa de Asturias, según ella, no lo ha tenido fácil pero "a pesar de todo, los príncipes dan una buena imagen y la gran ventaja es que Letizia se cree su papel de princesa de Asturias", asegura Eyre. "Ahora los aristócratas más rancios son muy pro infanta Elena", dice después. A aquellos que le dicen que Elena sería la heredera ideal, Pilar Eyre les contesta que la primogénita del rey quizá lo haría bien "como embajadora, ya que tiene empaque".

Pese a todo, el cambio de temática con respecto a sus últimos libros, bastante alejado de los Borbones, parece ser una alegría para la escritora, ya que puede llegar a un público "al que no le interesa nada la Familia Real", afirma. Por primera vez se explican las actividades sexuales de las mujeres, la defensa de una virginidad impuesta hasta el matrimonio y algunos recovecos de la intimidad femenina, que no feminista, con el sano objetivo de provocar una sonrisa. Aquellas mujeres que tuvieron que reinventarse día tras día, soportando como podían el lema de la 'pata quebrada en casa', el olor a alcohol y los maridos indiferentes, agradecerán que en las páginas de La reina de la casa salga a flote algo aún más español que el machismo: el sentido del humor.