Valls-Taberner, Hidalgo y Castaño apoyan a José María Aznar en su nueva aventura editorial
  1. Noticias
NOTICIAS

Valls-Taberner, Hidalgo y Castaño apoyan a José María Aznar en su nueva aventura editorial

José María Aznar mueve masas. El Hotel Intercontinental de Madrid daba buena prueba de ello este lunes por la tarde. Hordas de representantes de la política

José María Aznar mueve masas. El Hotel Intercontinental de Madrid daba buena prueba de ello este lunes por la tarde. Hordas de representantes de la política y de la élite empresarial afines al Partido Popular no se quisieron perder la presentación del primer tomo de las memorias del que fuera presidente del Gobierno, que se encargó de conducir el periodista Carlos Herrera. También hubo algún socialista, como el exministro Enrique Múgica, histórico del PSOE. El target de público fue diverso. Hubo anónimos y también muchos famosos. No faltó Ana Botella, alcaldesa además de esposa, ni Mariano Rajoy. Destacó la presencia de algunos cachorros de la vieja guardia influyente. Como Cristina Valls-Taberner o Javier Hidalgo.

La hija del que fuera responsable del Banco Popular fue sola y se mostró esquiva con la prensa. No le acompañaba su novio, el consejero delegado de Abertis Francisco Reynés, con el que planea casarse en breve. Por su parte, Hidalgo, delfín de Globalia, disfrutó del discurso de Aznar, que se centró en el porqué de la elección de Mariano Rajoy como líder del partido tras la renuncia de Rodrigo Rato, los nacionalismos y ETA. Para muchos, una alocución muy previsible. Para otros, sublime. Lo cierto es que Herrera no estuvo tan incisivo como en ocasiones anteriores. En eso, coincidieron muchos de los presentes.

Tita Astolfi completó la lista de personajes sorpresa. La joven, proveniente de una familia de la alta burguesía sevillana y más habitual en el papel cuché, no acudió en calidad de exmujer de Gigi Sarasola, con el que estuvo casada muy poco tiempo. Desde hace unos meses, Teresa, su verdadero nombre, de 25 años y recién licenciada en Derecho, ejerce como asesora de Iñigo Méndez de Vigo y Montojo, secretario de Estado para la Unión Europea y Barón de Claret para más señas. De ahí que estuviera allí. Del brazo del periodista Javier de Montini acudió Marina Castaño, marquesa viuda de Iria Flavia, que así es como se hace llamar cuando reserva en la peluquería. Lo hizo sin su novio, el médico de la Clínica Quirón Enrique Puras. Estaba de buen humor. Pasó desapercibida. No tanto, Nuria González, que va con la risa autómática.

José María Aznar Botella Cristina Valls Taberner