Logo El Confidencial
NOTICIAS

Habla la hermana de Manuel Mota: "Mi hermano tenía ansiedad producida por un monstruo en el trabajo"

Este viernes, a las diez y media de la mañana, en el tanatorio de Reus, cerca de cincuenta personas despedían a Manuel Mota, el diseñador de

Autor
Tiempo de lectura6 min

Este viernes, a las diez y media de la mañana, en el tanatorio de Reus, cerca de cincuenta personas despedían a Manuel Mota, el diseñador de Pronovias que se quitaba la vida este martes en un hospital de Sitges de forma trágica. A la ceremonia, que ha sido civil, tan solo han acudido familiares muy cercanos y amigos. El acto de despedida y la cremación del féretro han resultado muy emotivas, especialmente porque las circunstancias del suicidio ya confirmado de Mota han sido dramáticas de principio a fin. Durante el adiós, han intervenido dos personas muy especiales en la vida del que fuera director creativo de Pronovias: su hermana Fina y una psicóloga del C.A.P (Centro de Atención Primaria) de Sitges, donde recibía tratamiento una vez a la semana y el lugar en el que se quitó la vida.

El testimonio de Fina ha resultado muy conmovedor, ya que ha hablado de la faceta más humana de su hermano, de cómo trataba a sus sobrinos y de la bondad que desprendía. En cambio, la alocución en clave de homenaje de la médico que le trataba desde hacía casi dos años ha resultado más reveladora. La doctora ha manifestado que Manuel Mota, a diferencia de lo publicado en diferentes medios de comunicación, no sufría ningún tipo de episodio depresivo. Al parecer, según ésta, Mota recibía tratamiento en su consulta por “ansiedad generada por acoso laboral”. La propia psicóloga ha hecho alusión a Albert Palatchi, el presidente del grupo Pronovias, en el que Mota desempeñaba su actividad profesional desde hacía 23 años, como responsable de la presión que presuntamente éste recibía desde hacía un tiempo. 
Esta hipótesis de la ansiedad laboral también ha sido defendida por Fina, la misma hermana que ha hablado durante el adiós a Mota, en su perfil de Facebook. “Me he prometido a mí misma que esto no puede quedar así, porque parece que mi hermano era un enfermo depresivo y no es cierto. Tenía ansiedad producida por una persona que lo presionaba de tal manera que le tenía pánico. Él se refería a esta misma persona como un monstruo. Todos sabemos quién es. Algún día, le pondré nombres y apellidos. Yo no soy como mi hermano. Yo no tengo ningún miedo y esto no puede quedar así de ninguna de las maneras. En honor a mi hermano, mis padres y mis hijos, esto no va a quedar así. Mi hermano no tendría que estar muerto en este momento. Lo siento pero tenía que decirlo o explotaba”, explicaba la hermana del diseñador fallecido en la conocida red social. 
A su vez, en otro mensaje anterior, Fina manifestaba: “No puedo soportar la idea de no volverte a ver, aunque fuera poco tiempo, por tu trabajo secuestrador. Te quiero mucho Lolo, no dejaré de pensar en ti ni un solo día, porque eres mi hermano favorito y porque te haces querer. Todo el mundo sabe lo buena persona que eres”. La familia era conocedora del estado por el que estaba atravesando Mota, pero no imaginaban un final tan trágico. Ni tampoco la pareja de éste, que ha mostrado su desolación durante todo el acto de despedida. Hace cerca de dos semanas, Mota y su pareja estuvieron cenando en El velero, un restaurante muy concurrido de la ciudad. A nivel afectivo, su  vida parecía plena. Así como a nivel familiar. Mota fue visto durante las fechas Navidades en la Galería Jordi Barnadas de Barcelona, donde adquirió varias piezas pictóricas que iba a regalar a su familia.

A colación de lo sucedido esta misma mañana en el funeral, Pronovias ha mandado de nuevo una nota explicativa, tras una primera en la que informaba sobre la repentina muerte de su diseñador estrella y una segunda en la que matizaban que no tenían ningún tipo de mala relación laboral con Mota. En dicho comunicado se afirmaba, entre otros siete puntos, que “la compañía respeta todas las opiniones que este fatal acontecimiento está generando, pero lamenta las falsas conjeturas que se están vertiendo hacia la marca, la empresa y la figura de su presidente”. A su  vez, Pronovias contradice las declaraciones de la psicóloga de Mota, que afirmaba que no sufría ningún trastorno depresivo. “Manuel Mota confirmó, personal y públicamente, a su entorno laboral y a diferentes medios de comunicación que había superado una larga depresión que le había mantenido alejado de Pronovias durante casi un año”.

Los Palatchi, vetados en el entierro

El funeral de Mota no ha contado con representantes del mundo de la moda. Tan solo ha querido estar Álex Flaqué, director de la Barcelona Bridal Week. Muchas ausencias, pero especialmente la de la familia Palatchi. Las más comentadas han sido por parte de la familia Palatchi, propietarios de Pronovias, quienes durante el velatorio han remitido un comunicado de prensa a los medios de comunicación. En dicha nota, los representantes de la firma aseguran que no han estado presentes porque “la familia de Manuel Mota ha expresado el deseo de que nadie de Pronovias acuda al funeral de Manuel como hubiera sido nuestro deseo más sentido”.

En cambio, Vanitatis ha podido saber que la petición de que ningún miembro de los Palatchi estuviera presente en su adiós fue una súplica del propio Mota, quien, en la nota que dejó escrita para su familia, manifestaba explícitamente este deseo. Más tarde, la familia de Mora remitía un burofax a los Palatchi, en el que vetaban su asistencia. Por otra parte, la familia propietaria de Pronovias ha aprovechado la nota emitida a las distintas redacciones para desvincularse por completo de cualquier implicación en la decisión de Manuel Mota de quitarse la vida en los lavabos de un ambulatorio de Sitges.

Una muerte nada usual

En el contexto de este cruce de declaraciones entre la familia de Manuel Mota y la firma de la que fue cabeza visible durante 23 años, llama la atención la forma en la que Mota decidió acabar con su vida. Primero se habló de una agresión, que rápidamente fue descartada por las autoridades policiales, quienes al leer la carta que les había escrito personalmente Manuel Mota, determinaron que se trataba de un suicidio. El diseñador se quitó la vida clavándose un cuchillo en el corazón en un centro de salud de Sitges, al que acudía semanalmente para tratarse. Mota había diseñado su última hoja de ruta tras abandonar su taller de Pronovias a mediodía del martes. Después, se dirigió al C.A.P. de Sitges y allí se encerró en uno de los baños. Pasados unos minutos, y como el diseñador no salía, los responsables del ambulatorio entraron y se encontraron con una escena dramática: el cuerpo del directivo estaba ensangrentado. Los Mossos d'Esquadra se personaron rápidamente allí y los médicos certificaron su muerte junto al juez, que levantó el cadáver de Manuel Mota. Un final trágico para un maestro de la costura.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios