Logo El Confidencial
NOTICIAS

La 'alta burguesía' debate sobre Urdangarin en los salones del Palace

La alta burguesía española fuma en pipa con Iñaki Urdangarín. A la élite no le ha hecho ninguna gracia que el yerno del Rey se presentase

La alta burguesía española fuma en pipa con Iñaki Urdangarín. A la élite no le ha hecho ninguna gracia que el yerno del Rey se presentase como “duque em... Palmado” en uno de los correos que remitió a Carlos García Revenga, secretario de las infantas, recién imputado en el caso Nòos. Y de eso hablaban el pasado lunes en los salones del Hotel Palace de Madrid. Del burdo humor del duque.Telva, revista propiedad de Unidad Editorial, grupo que edita El Mundo, azote de la Casa Real en esta crisis sin parangón a la que se enfrenta la institución, organizó una merienda, ya convertida en cita ineludible en las gélidas tardes madrileñas de enero, que sirvió de enclave para la entrega de los Premios T de Telva Belleza. La convocatoria congregó a numerosos rostros conocidos. Y a aristócratas. Hasta la presentadora, Alejandra de Rojas, hija de la condesa de Montarco y ex de Luis Medina, conde de San Martín de Hoyos, tenía pedigrí.

En las mesas que se dispusieron en uno de las estancias con más solera del mítico hotel el tema fue de lo más recurrente. La burguesía asistente se echaba las manos a la cabeza. “Pero, ¿por qué? ¿Qué necesidad había?”, se le escuchó decir en tono de duda reverberante a una noble influyente. Pilar Medina Sidonia no quiso entrar en más detalleporque, por mucho rancio abolengo que corre por sus venas, ya no es duquesa de Fernandina. Su sobrino le arrebató el título y ella ya no quiere más luchas familiares. “Estoy contenta así. Lo importante es que sigo con mi trabajo en Christie’s”, vino a decir. En cambio, la hija de la Duquesa Roja ha tenido que alquilar sus propiedades para sacar beneficio. Los palacios, los predios familiares…
Al encuentro de la revista de moda también acudió Simoneta Gómez-Acebo. Ella sí que aceptó la invitación. Su prima, la infanta Elena, hace dos años que no quiere saber nada de Pedro Jota Ramírez y el grupo al que pertenece el marido de la multicolor Ágatha Ruiz de la Prada.
“No digo nada de mi familia. Luego se malinterpreta todo. Y estoy harta”, espetó la hija de la infanta Pilar. Estaba hasta el moño. Eso decía, a quienes se acercaron a preguntar. Al entrar al acto, con Urdangarín de hilo musical, el tedio de la sobrina de Su Majestad iría en aumento, porque dentro también se encontraba Mónica Martín Luque, su excuñada. Guardan una relación cordial, pero ésta no deja de ser la ex de su hermano Fernando, que ahora disfruta de su vida de soltero con intensidad. Muy buen rollo tampoco hay.
Pina Sánchez Errazuriz no es noble, pero trabaja codo con codo con la hermana del Rey en el Rastrillo Nuevo Futuro. Este año, se montó un lío de órdago, porque Ana Botella, inmersa en plena crisis del Madrid Arena, amenazó con cerrarles el chiringuito. “Al final entre los que nos querían ayudar, la controversia y los medios de comunicación, hemos recaudado mucho dinero. Estamos felices. Y todo salió bien”, comentaba ésta. La polémica siempre vende.
Patricia Olmedilla, duquesa de Terranova por su matrimonio con Gonzalo de la Cierva, fue otra de las asistentes con título nobiliario. A su vez, la merienda contó con la asistencia de Fiona Ferrer, feliz con las nuevas oficinas de Concep2all, su agencia de comunicación, y el nuevo centro de Bikram Yoga que ha abierto en La Moraleja, con Marta Morón como profesora. Marta Robles, Paloma Lago, María León, Arancha del Sol, Raquel Sánchez Silva, las hijas de Bertín Osborne, Samantha Vallejo-Nágera, Marian Camino, Mabel Lozano, Verónica Mengod, Juncal Rivero, Juan Ramón Lucas y Sandra Ibarra, Jacob Bendahan o Nerea Garmendia completaron el aforo. Y casi todos hablaron de Urdangarín.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios