Elena Tablada y su exabogado Javier Saavedra se ven las caras en los juzgados
  1. Noticias
NOTICIAS

Elena Tablada y su exabogado Javier Saavedra se ven las caras en los juzgados

Elena Tablada y Javier Saavedra, el abogado que durante un tiempo defendió sus intereses, se encontraron ayer en el juzgado de Instrucción Número 48 de Madrid.

Foto: Elena Tablada y su exabogado Javier Saavedra se ven las caras en los juzgados
Elena Tablada y su exabogado Javier Saavedra se ven las caras en los juzgados

Elena Tablada y Javier Saavedra, el abogado que durante un tiempo defendió sus intereses, se encontraron ayer en el juzgado de Instrucción Número 48 de Madrid. Esta vez no iban como cliente y letrado, sino como demandante y demandado. Tablada interpuso una demanda a Saavedra por Responsabilidad Civil y una reclamación de cantidades de 63.000 euros, más los intereses, por negligencia profesional.

La razón de esta disputa legal arranca en el año 2005 cuando la expareja de David Bisbal denunció al programa ya desaparecido ¿Dónde estás corazón?, a la productora del mismo, Cuarzo, y Antena 3, la cadena que lo emitía. Al espacio acudió Rico, un stripper que aseguraba haber tenido relaciones con Tablada. Ella defendía que esa historia no era cierta y por lo tanto se tradujo en una demanda cuya defensa corría a cargo del abogado Saavedra. La reclamación judicial de Tablada se admitió a trámite, se aportaban pruebas y testimonios válidos que negaban lo que el profesional erótico afirmaba.

Hubo fecha para el juicio y ahí es donde empezaron  los problemas para Elena Tablada, porque Saavedra no se presentó al contencioso, con lo cual fue condenada a pagar las costas. Según la resolución judicial, abierta hace siete años, se obligaba a Tablada a pagar 16.623,23 euros a Cuarzo Producciones, otros 14.484 euros a Antena 3 y 16.000 euros a la revista Qué me dices, a la que también demandó. Estas cifras se incrementaron en un 30% en concepto de intereses hasta llegar a los 60.000 euros que ayer la diseñadora de joyas reclamó judicialmente a Saavedra. 

Elena Tablada, que pasa temporada en Miami, le había otorgado poderes para su representación y le había facilitado toda la documentación necesaria para su defensa. Y hasta ahí llegó su papel porque, como testimonió ayer ante el juez, ella no tenía capacidad de maniobra para las cuestiones estrictamente profesionales, que debían ser asumidas por su delegado legal.

Saavedra por su parte adujo en su defensa que no se le había notificado el juicio en su tiempo ni a él ni a sus procuradores, un hecho que parece estos negaron. Culpó a la maquinaria administrativa por su mal funcionamiento y añadió que el poder que le envió Tablada desde Estados Unidos no era válido.

Todo ese conflicto le ha supuesto a Elena Tablada una complicación en su vida y así lo explicaba hace unas semanas en la presentación del nuevo servicio de listas nupciales del Corte Inglés: “Tengo que solucionar este asunto lo antes posible. No puedo seguir con esta presión. Es la única espinita que tengo. Confío mucho en la justicia y a ella me encomiendo”.  Ahora el caso está visto para sentencia.