Logo El Confidencial
NOTICIAS

Sonia Ferrer y Marco Vriacella, un matrimonio en la cuerda floja

Encarnaban la definición del matrimonio perfecto: ella, presentadora de televisión; él, cirujano plástico de éxito. Una hija en común y una vida discreta en un chalet

Foto: Sonia Ferrer y Marco Vriacella, un matrimonio en la cuerda floja
Sonia Ferrer y Marco Vriacella, un matrimonio en la cuerda floja
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    Encarnaban la definición del matrimonio perfecto: ella, presentadora de televisión; él, cirujano plástico de éxito. Una hija en común y una vida discreta en un chalet de lujo a las afueras de Madrid. Pero la relación de Sonia Ferrer y su marido Marco Vriacella hace aguas. Unas nuevas imágenes que ofrece en exclusiva la revista Sálvame de la que fuera estrella de Televisión Española junto a Álvaro Muñoz Escassi, famoso por su extinta relación con Lara Dibildos, han hecho tambalear todavía más su ya de por sí frágil unión marital. En ellas, Ferrer y el jinete aparecen en una actitud cariñosa. Besos furtivos y miradas cómplices que comprometen y ponen en entredicho los desmentidos de las últimas semanas, cuando saltó el rumor de un posible romance entre ambos tras conocerse en el programa Mira quién salta de Telecinco, en el que han participado recientemente. Vanitatis ha podido saber que estas nuevas instantáneas han debilitado mucho más el matrimonio. La separación podría ser inminente.

    En cambio, Ferrer y Vriacella todavía comparten domicilio conyugal. A pesar de ello, Sonia se habría puesto en contacto con varios abogados matrimonialistas con la intención de tomar la decisión que su marido no está por la labor de tomar. Al parecer, el cirujano está muy enamorado de la presentadora y quiere intentarlo. Pero Ferrer parece decidida. Especialmente ahora que ha vuelto a trabajar y a valerse por sí misma. Tras su paso el concurso de saltos, que ha marcado un punto de inflexión en su vida privada, Ferrer ha aceptado convertirse en embajadora de la nueva firma Diamonds by El Corte Inglés, cuyo acto de presentación tendrá lugar este miércoles por la tarde en Madrid. Con lo cual su incipiente independencia económica podría avalar dicha separación matrimonial tras seis años.

    Fuentes muy cercanas a ésta consultadas por este portal afirman que la crisis en su unión con Vriacella no tiene nombre de playboy-jinete, sino que los desencuentros datarían de hace concretamente siete meses, cuando el desgaste fue más evidente. Sin embargo, el tiempo que Sonia ha pasado en las Islas Canarias, ajena a la rutina que durante los últimos años se ha instalado en su vida, y los continuos desplazamientos de su esposo por motivos laborales han ayudado en este proceso, que tras saltar a la palestra mediática se habría acelerado. El cirujano opera en Madrid, Marbella y también en Italia, su país de origen, donde tiene a numerosas clientas. En España, por ejemplo, una de sus clientas más famosas es Sara Carbonero. La novia de Iker Casillas contrató sus servicios para operarse el pecho.

    Sonia Ferrer era una presentadora más de la televisión pública cuando estaba al frente de Gente. Valorada, al igual que sus compañeras José Toledo y Anne Igartiburu, su imagen era aséptica y su vida personal se mantenía al margen de la polémica. Ahora que ha pasado a la nómina de rostros de Telecinco, la 'mujer perfecta' y la idílica estampa familiar de la que formaba parte han quedado tocadas. Ahora todo el mundo habla de sus líos de faldas. Así de rápido ha pasado Ferrer de hablar de los famosos de alto standing de La 1 a convertirse en carne de comentario en el corazón de Telecinco. La presentadora se atrevió, se lanzó a la piscina y se ha 'ahogado' en ella. Y con ella, su matrimonio.

    Noticias
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    7 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios