Logo El Confidencial
NOTICIAS

Naty Abascal, a dos metros de Javier Saavedra, su peor 'enemigo'

Este jueves por la noche, se mascó la tensión en la presentación de Lo que la vida me ha enseñado, las nuevas memorias de la duquesa

Este jueves por la noche, se mascó la tensión en la presentación de Lo que la vida me ha enseñado, las nuevas memorias de la duquesa de Alba. Naty Abascal, exduquesa de Feria y gran amiga de la aristócrata con más títulos nobiliarios del mundo, fue una de las invitadas al acto, que reunió a la flor y nata de la burguesía capitalina. En cambio, nada hacía presagiar que la madre de Luis y Rafa Medina fuera a protagonizar un encontronazo con Javier Saavedra, su abogado hasta la fecha y ahora convertido en su peor enemigo. Sin darse cuenta, Naty se sentó a tan sólo un asiento de donde se encontraba el letrado al que acaba de demandar por “apropiación indebida” y “deslealtad profesional” por no comunicarle que su casa de Sevilla estaba embargada por no haber satisfecho unas reclamaciones judiciales.

La reacción de Saavedra, que acudía al acto en calidad de abogado y amigo de la propia Cayetana Fitz James Stuart y Silva, fue dedicarle una leve sonrisa enfática, que no fue correspondida por Naty, que levantó su barbilla y colocó la mirada en otra parte, en un claro gesto de desaprobación. Para entonces, los presentes se habían dado cuenta de que, a pesar de la amplitud del auditorio del Palacio de Cibeles en el que se celebraba el acto, la estilista de Hola se ubicaba a tan sólo dos metros del hombre que ha estado a punto de provocar que se quedara sin su residencia en la capital hispalense.

Ante la indiferencia de la que fuera esposa de Rafael Medina y la creciente expectación que suscitó dicho encuentro entre los presentes, Saavedra decidió marcharse mucho antes de que comenzara la presentación del libro, que era a lo que había acudido. “Me voy a un funeral”, se excusó ante las preguntas de Vanitatis, a la vez que ponía pies en polvorosa. Naty siguió ocupando el mismo lugar hasta que el evento, en el que además de la propia duquesa intervino Rafael Manzano, concluyó.

No fue tenso, pero sí frío el saludo entre la propia Naty y Cayetano Martínez de Irujo. No cruzaron apenas palabras, a pesar de que el conde de Salvatierra y ahora flamante duque de Arjona perdonó en su día que ésta quisiera publicar un libro sobre los palacios de la duquesa sin pasar por caja y sin rendir cuentas ante la familia Alba. “Es un gran día para la duquesa. Y toda una declaración de amor hacia mí”, manifestó Alfonso Díez, que se refirió como “una cosa del pasado” a su desencuentro con los hijos de la que ahora es su mujer. A la presentación acudieron Carlos, duque de Huéscar, Alfonso, duque de Aliaga, Eugenia, duquesa de Montoro, y el propio Cayetano, pero hubo una notable ausencia: la de Jacobo, conde de Siruela, y su segunda mujer, la periodista Inka Martí, con los que  la aristócrata se ha reconciliado recientemente tras varios meses de distanciamiento. Fernando tampoco hizo acto de presencia.

Genoveva Casanova tampoco quiso fallar. La azteca vuelve a estar muy integrada en el seno familiar del padre de sus dos hijos. Parece ser que el acercamiento con su ex es definitivo. María Eugenia Fernández de Castro, exmujer de Jacobo, también quiso arropar a su exsuegra, con la que mantiene una gran relación. La marquesa de Isasi; Paloma Segrelles; Fermín Urbiola, escritor y portavoz de la familia de Adolfo Suárez; Pitita Ridruejo y su marido Mike Stilianopoulos; Pilar Medina Sidonia, exduquesa de Fernandina, Moisés Chocrón; o Manuel Colonques, presidente de Porcelanosa, junto a su esposa y su hija fueron algunos del resto de invitados vips que estuvieron. Ana Botella presidió el evento. Aunque la tensión entre Naty Abascal y Javier Saavedra, hizo que su presencia fuera lo menos comentado de la noche.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios