Polémica apertura del testamento de Pepe Sancho
  1. Noticias
NOTICIAS

Polémica apertura del testamento de Pepe Sancho

Mes y medio después del fallecimiento de Pepe Sancho, su viuda, Reyes Monforte, y sus dos hijos, Alejandro y Javier, han conocido la última voluntad del

Foto: Polémica apertura del testamento de Pepe Sancho
Polémica apertura del testamento de Pepe Sancho

Mes y medio después del fallecimiento de Pepe Sancho, su viuda, Reyes Monforte, y sus dos hijos, Alejandro y Javier, han conocido la última voluntad del actor. La cita para dar lectura al testamento se producía este lunes, a las doce de la mañana, en una notaria de Valencia, según han confirmado a Vanitatis fuentes familiares. La lectura se realizó a instancias del exministro socialista de Interior Antonio Asunción, primo hermano de Pepe, al que el actor nombró en vida albacea testamentario y partidor de herencia.

Vanitatis se ha puesto en contacto con varios de los interesados, que han preferido no referirse al contenido del testamento. Sin embargo, según apuntan fuentes cercanas al actor, todo indica a que Reyes habría sido nombrada heredera universal y que el actor legaría a sus hijos la estricta legítima. Según sus allegados, la intención de Pepe Sancho habría sido la de no dejar nada a sus hijos y así lo había manifestado en vida. La relación con Alejandro (fruto del matrimonio con María Jiménez) era muy mala y con Javier, a quien reconoció legalmente como hijo después de que este interpusiese una demanda de paternidad en marzo de 2011, era casi nula. Sin embargo, se aventura tormenta tras la apertura del testamento, porque sus hijos parece que se van a aferrar a las leyes españolas para impugnar la voluntad de su padre.

A partir de ahora, comienza a correr el tiempo para hacer el cuaderno particional, en el que se informe a las partes de todos los bienes del actor. Para ello se solicitará a los bancos las cuentas a nombre de Pepe Sancho, así como los registros de las propiedades, con el fin de valorar la masa hereditaria a repartir.

Entre las propiedades que en su día adquirió el intérprete, se encuentran dos pisos en Altea (Alicante), donde Pepe y Reyes pasaban largas temporadas, y un dúplex en Manises. Sin embargo, la piedra angular de la repartición será la sociedad Prospopon S.L, en la que se facturaban la mayor parte de los trabajos de Pepe y de la que Reyes es administradora única desde el año 2010, después de muchos años siendo gestionada por el propio actor. “Está será la pieza clave, pues los hijos podrían pedir las declaraciones fiscales, para saber si las acciones seguían a nombre de su padre o si se vendieron a Reyes. De ser así, habrá que saber cómo se adquirió la sociedad por parte de su mujer, en cuanto se valoró y los beneficios que ha generado en los últimos años, sobre los que Alejandro y Javier podrían tener derechos”, comenta un experto consultado por este portal.      

La cita de Valencia suponía el primer reencuentro entre las tres partes que se repartirán la fortuna de Sancho tras su funeral. Sin embargo, Reyes optó por enviar a su abogado y no verse cara a cara con los hijos del actor. Con Alejandro no mantiene ninguna relación desde el juicio que enfrentó a María Jiménez y a Pepe Sancho en los tribunales y con Javier no ha existido apenas contacto. La relación de los hermanos tampoco es fluida, de hecho acudieron al despacho por separado. Alejandro lo hacía directamente desde la estación del AVE y Javier desde Manises, donde había pernoctado la noche anterior.

Según personas cercanas al círculo de la periodista, Reyes habría estado refugiada todo este tiempo en su domicilio de Madrid. “Está muy deprimida, no para de llorar, cada día que pasa nota más la ausencia”, comentan algunos de sus amigos a este portal.

Su hermano Lluís, excluido del testamento

Si hay alguien al que el contenido del testamento no ha sorprendido ha sido a Lluís, hermano del actor. “Antes de que estuviera con Reyes estoy convencido de que mi hermano me habría dejado algo, al menos los palos de golf. Estando con Reyes tenía claro que ni un bolígrafo”, dice éste a Vanitatis. Y añade: “Yo apoyaré a mis sobrinos y les asesoraré, si quieren, hasta dónde yo tenga conocimiento”, comenta. Él quizá pueda despejar algunas incógnitas sobre cómo se han movido los bienes de Pepe en los últimos años.

Quien no quiere pronunciarse es María Jiménez, primera mujer de Sancho. Vanitatis se ha puesto en contacto con la cantante, pero ésta ha declinado hacer una valoración sobre la herencia que recibirá su hijo Alejandro.

A partir de ahora se abre un periodo en el que las partes se tendrán que poner de acuerdo, si no quieren llegar a una impugnación. Algo que no será sencillo, a tenor de la escasa relación mantenida entre los tres herederos durante los últimos años.

Pepe Sancho