Logo El Confidencial
NOTICIAS

Gemma Mengual y su entrenadora Anna Tarrés se evitan en el día de Sant Jordi

El morbo estaba servido este martes en Barcelona. Durante la firma de libros en la tradicional fiesta de Sant Jordi, en la que se dan cita

El morbo estaba servido este martes en Barcelona. Durante la firma de libros en la tradicional fiesta de Sant Jordi, en la que se dan cita decenas de autores para entrar en contacto con sus lectores, hubo dos personas que acapararon el centro de atención: la exnadadora Gemma Mengual y la que fuera su entrenadora en el equipo español de natación sincronizada Anna Tarrés. Se esperaba un reencuentro cordial, por aquello de que en este día tan especial se regala también una rosa, símbolo del amor y la amistad. Pero no pudo ser.

Gemma, que promocionaba su libro El agua o la vida, y Anna, que hizo lo propio con Cuando ser la mejor no es suficiente, hicieron lo imposible por no cruzar ni miradas ni palabras. Y eso a pesar de que, a primera hora de la mañana, coincidieron en el desayuno que ofrece cada año el gremio de editores en el hotel Regina de Barcelona a todos los autores. En la foto de familia se colocaron a una distancia prudencial la una de la otra y siempre bajo la atenta mirada de sus editoras o responsables de prensa, que no querían que la imagen del día fuera la de sus protagonistas.

Entre cafés, vinos y pastas de té, la exnadadora y la exentrenadora, en otro tiempo grandes amigas y compañeras, se convirtieron en la comidilla. “Yo no voy a decirle nada a Gemma para que pose con Anna, no es mi guerra”, comentaba la persona que la acompañaba. Cada una llegó y se marchó por separado. Pero aún había posibilidades  de poderlas fotografiar juntas, ya que poco después tenían previsto compartir una carpa en la Casa del Llibre y a las 17 h. tenían otra cita en uno de los stands de El Corte Inglés de la Plaça Catalunya.

Pero, entre bambalinas, los editores y responsables de prensa empezaron a tejer un plan para evitar un encontronazo. De repente, la firma de Tarrés de la mañana se trasladó a las 20 h. y el encuentro de la tarde lo solucionaron de forma salomónica: ambas fueron al citado centro comercial y mientras una estaba en el puesto número 1, la otra se sentó en el número 2. La gran cantidad de autores que siempre acuden a El Corte Inglés impidió que cada una firmara, nuevamente, en horas diferentes, que es lo que se pretendía. Pero igualmente no se cruzaron.

Recientemente, Tarrés comentó a Vanitatis: “Yo no tengo ningún problema en sentarme a tomar un café con las chicas y fumar la pipa de la paz. Son ellas las que no quieren”. Mengual, que no era consciente de lo que estaba ocurriendo en la trastienda del Sant Jordi, alegó: “No hubiera tenido ningún problema en coincidir con mi ex entrenadora”. Pero lo cierto es que todos intentaron que ocurriera lo contario. 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios