Amaia Salamanca disfruta de unos días de asueto en Marbella con Rosauro Baro
  1. Noticias
NOTICIAS

Amaia Salamanca disfruta de unos días de asueto en Marbella con Rosauro Baro

Amaia Salamanca viajó estos últimos días a Marbella donde su novio, Rosauro Baro, tiene varios negocios. Concretamente este viernes el empresario estrenaba uno con

Amaia Salamanca viajó estos últimos días a Marbella donde su novio, Rosauro Baro, tiene varios negocios. Concretamente este viernes el empresario estrenaba uno con aires orientales, 'Puro Sushi',situado en la playa de Estepona y al lado del lujoso Hotel Kempiski, es uno de los más populares de la Costa del Sol, ya que hasta allí acuden numerosos rostros conocidos.

Llegada la noche, la protagonista de Sin tetas no hay paraíso se fue con su chico a la discoteca y sala de conciertos Shout, uno de los lugares donde los famosos disfrutan de la efervescente noche marbellí. Salamanca iba completamente vestida de sport y con aire desenfadado:chaqueta vaquera de color blanco y unos vaqueros. Acompañada de Rosauro, la pareja coincidió con el empresario Pedro Trapote y su esposa Begoña García Vaquero, hermana de la actual mujer del expresidente del Gobierno Felipe González, Mar García Vaquero, a quienes se acercó a saludar. Los cuatro estuvieron en el local hasta bien entrada la madrugada.

Desde que la estrella de la serie Gran Hotel y el íntimo amigo de Álvaro Muñoz Escassi iniciasen una relación allá por septiembre de 2010, con unas fotografías que aparecieron en la revista ¡Hola!y destaparon el romance, han tenido sus más y sus menos. De los rumores de ruptura que nunca fueron lo suficientemente verosímiles como para darles crédito, pasaron a escuchar los de boda inmimente.

El pasado diciembre, ante la asistencia de la actriz a un oficio religioso con motivo de la toma de posesión del sacerdote Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp como titular de una parroquia en Sevilla, la prensa insistió en preguntarles por una posible boda. “Ni confirmo ni desmiento, porque siempre estoy igual. Lo único que puedo decir es que claro que me gustaría pasar por el altar y tener hijos algún día”, dijo entonces a Vanitatis, dando pábulo a aquellos que la veían ya de camino al altar. Por el momento parece que la boda no llega, pero sí vacaciones como las de este puente, un tiempo de respiro en el que ha estado cerca del entorno laboral y amistoso del empresario sevillano.