Logo El Confidencial
NOTICIAS

Natalia Álvarez: "Yo puedo asegurar que la justicia no es igual parta todos"

Siempre se ha mostrado discreta ante la situación que ha vivido durante años y ha guardado silencio. Pero Natalia Álvarez está molesta por los comentarios

Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Siempre se ha mostrado discreta ante la situación que ha vivido durante años y ha guardado silencio. Pero Natalia Álvarez está molesta por los comentarios que han surgido en torno al encuentro con Rafa Camino y su familia en la comunión de su hijo, celebrada el pasado domingo en Madrid. La ex del torero no quiere que se avive una guerra que ya ha dado por cerrada. “No ha habido ninguna polémica en la comunión. Su padre y yo nos fotografiamos juntos con nuestro hijo para que él tenga un recuerdo bonito de ese día. Rafa y yo estuvimos sentados juntos durante toda la ceremonia y el trato fue muy cordial entre nosotros. Después, ni mi familia ni la suya lo celebraron. Fue una decisión tanto de su padre como mía. Yo me llevé a mi hijo con sus amigos para que lo festejaran juntos como corresponde en la Granja Escuela El Álamo. Lo único que pido es que nos dejen un poco en paz. Rafa y yo nos hemos visto muchas más veces de las que piensan para zanjar nuestros asuntos, lo que pasa es que no doy publicidad a mi vida ni llamo a la prensa. El protagonista de ese día era mi hijo y no las familias, ni los padres”, afirma Natalia Álvarez.     

    La exmujer de Rafa Camino es una gran desconocida para el gran público por decisión propia. Afirma que ha tenido infinidad de oportunidades para ganar mucho dinero hablando de su polémico divorcio, algo que nunca ha hecho “por respeto a su familia y a su hijo”. Sin embargo, aún le quedan muchas espinas que quitarse después de “tantos años de sufrimiento”. “Yo sí que puedo decir que la justicia no es igual para todo el mundo. Todavía me gustaría saber por qué mis denuncias prescribieron dentro de un juzgado. Acudí a la justicia que es donde creí que debía hacerlo y no a un programa de televisión”, dice en relación a la demanda de malos tratos, por vejaciones e injurias, que presentó contra su exmarido.

    No hubo juicio, porque el presunto delito que ella denunciaba había prescrito. “Sólo yo sé lo que he pasado. Si algún día yo contara la verdad de todo cerraría muchas bocas. Si Rafa hubiera hecho las cosas medianamente bien no tendría ningún problema en llevarme bien con el que es el padre de mi hijo. El único trato que tenemos a día de hoy es para tratar temas del niño”, explica Natalia Álvarez.  

    Actualmente, la exesposa de Rafa Camino es una mujer nueva. Acaba de estrenar un apartamento alquilado con su hijo y únicamente está centrada en su blog de moda en una revista, en su agencia de comunicación y en la educación del pequeño Rafa. Ya no queda nada entre ella y el torero después de que vendieran su chalet adosado en Boadilla del Monte que tantos quebraderos de cabeza les ha dado. “No me he llenado los bolsillos con la venta de nuestra casa porque había muchas deudas que pagar y todavía quedan algunos flecos. Por fin he podido cerrar un capítulo de mi vida y estoy feliz con mi hijo, mis amigos y mis proyectos de trabajo. Me dedico cien por cien a mi hijo, porque me encanta disfrutar de él cada segundo que compartimos. Si no hubiera tenido la ayuda moral y económica de mi familia tendría que estar hablando ahora mismo desde otra perspectiva. Lo único que le deseo a Rafa es que sea muy feliz en la medida que él sepa serlo. Si él está bien nuestro hijo estará fenomenal, que es lo que verdaderamente me importa”, concluye Natalia Álvarez.

    Noticias
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios