Logo El Confidencial
NOTICIAS

Los últimos días de Katharine Hepburn, la 'primera dama' de Hollywood

El 29 de junio de 2003 nadie esperaba la noticia de la muerte de Katharine Hepburn. Y no porque la estrella no fuese lo suficientemente mayor

El 29 de junio de 2003 nadie esperaba la noticia de la muerte de Katharine Hepburn. Y no porque la estrella no fuese lo suficientemente mayor (tenía 96 años) sino porque se había convertido en algo así como el inmarchitable símbolo del Hollywood clásico, o en la omnipresente ‘abuela del mundo’, como se autodefinió ella misma, que seguía apareciendo en documentales sobre su vida o en olvidables telefilmes. La primera mujer que llevó pantalones en el cine, mantuvo una relación de 25 años con Spencer Tracy o desafió las normas imperantes en un conservador Hollywood, se apagaba para siempre.

Poco después de ese fallecimiento, el libro escrito por un periodista amigo suyo, Scott Berg, revelaba algunos de los secretos mejor guardados de la primera dama del cine norteamericano. La educada y elegante Kate, símbolo de un feminismo atípico y emblema de toda una época, le había pedido que publicase la biografía que fue escribiendo a lo largo de dos décadas una vez que ella hubiese muerto.

En su libro, Berg no volvía a incidir en lo que ya es historia del siglo XX: su romance imposible con un Spencer Tracy alcohólico y casado con una católica de la que no podía separarse, la etioqueta de ‘veneno para la taquilla’ tras protagonizar, a finales de los 30, descalabros comerciales, que no artísticos, como La fiera de mi niña o Holiday o su elegancia patricia en clásicos de la talla de Historias de Filadelfia o La Reina de África. El escritor y periodista también pasaba en su obra por esos episodios vitales y artísticos que ya conocía todo el mundo, pero la fuerza del libro radicaba en su amistad con una Hepburn anciana que era todo lo contrario a aquella Norma Desmond ficticia pendiente de sus viejas glorias.

La actriz solía trasladarse cada fin de semana desde Nueva York al rural Fenwick, a la que había sido residencia familiar de infancia, y se vanagloriaba de vivir el ‘ahora’ a pesar de que no tuviese ningún problema en hablar de sus éxitos y fracasos, e incluso reconociese que al principio de su carrera era “una egoísta que sólo quería triunfar”. Tenía amigos sorprendentes: cierta noche invitó a Michael Jackson a una cena y éste no conseguía mencionar una sola película de Hepburn que le gustase. Cuando finalmente exclamó Capitanes Intrépidos (protagonizada por un Spencer Tracy que ni siquiera había conocido aún a la actriz cuando rodó la cinta en 1937) ni ella ni Berg supieron qué cara poner.

Kate también tenía manías que delataban que, durante toda su vida, había hecho, literalmente, lo que le había dado la gana. Aseguraba por ejemplo, que las uvas cortadas en vertical sabían mejor que si se cortaban en horizontal y madrugaba religiosamente para irse a nadar al muelle a pesar de su edad. Cuando en 1999 el American Film Institute la eligió la actriz más importante de la historia, apenas se enteró. Su actividad había mermado y ella, que había sido una deportista toda su vida y había dado lecciones de vitalidad, apenas podía moverse de su silla.

Sin embargo, había cosas de las que sí se enteraba. Un día, a raíz de los asesinatos de Columbine, su familia charlaba en el salón de su casa acerca del suicidio del hermano de Kate cuando este tenía apenas 14 años (fue la actriz la que se lo encontró ahorcado). Creían que Hepburn ya no escuchaba nada, pero, de repente y para sorpresa de todos, aparecieron dos lágrimas sobre las avejentadas mejillas de la actriz.

En junio de 2003, hace ahora diez años, la mujer que aseguró que el secreto del éxito no reside en dar siempre a los demás lo que quieren de ti, se rindió tras una vida de lucha. Su sobrina dijo hace pocos años que su tía no habría soportado el ritmo trepidante del siglo XXI, poniendo como ejemplo los enormes controles de seguridad que se viven hoy en los aeropuertos. Llevaba razón. Con Katharine Hepburn el siglo XX murió un poco más, y con ella , toda una forma de entender el cine y la vida que ya nunca volverá.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios