Logo El Confidencial
por un delito de información privilegiada

Javier Merino recurrirá al Tribunal Constitucional su condena a un año de cárcel

El empresario no atraviesa su mejor año. Imputado por un delito de corrupción urbanística, Hacienda le precinta su yate, la crisis le obliga a cerrar negocios y la Audiencia Provincial le condena a un año de prisión y una multa de 1.564.603 euros

Foto: Javier Merino, en una imagen de archivo (I.C.)
Javier Merino, en una imagen de archivo (I.C.)

Javier Merino no está conforme con el último varapalo que le propinó la Justicia. El empresario, conocido por su matrimonio con la exmodelo Mar Flores, fue condenado la semana pasada a un año de cárcel y a una multa de 1.564.603 euros acusado de cometer un delito de uso de información privilegiada para lucrarse económicamente. Ahora Merino, descontento con dicha resolución de la Audiencia Provincial, recurrirá al Tribunal Constitucional, tal y como ha informado este lunes TVE. Esta decisión surge tras el rechazo de la Audiencia de aceptar el recurso presentado por la defensa del propietario de la discoteca Fortuny, que vio cómo se quedaba sin posibilidad de reclamar una rectificación, confirmando así la sentencia que le condenaba en primera instancia.

El inicio de los problemas de Merino con la justicia reside en la supuesta venta de unas acciones de una compañía, a sabiendas de que el precio de dichos títulos perdería su valor cuando se hiciese pública dicha transacción. Esta presunta acción delictiva por parte del empresario supuso el comienzo de una ardua batalla en los tribunales por defender su honor y su buen hacer en el mundo de los negocios.

Tal y como comentaban este lunes en el programa de Mariló Montero en la televisión pública, Javier está tranquilo y seguro, pero preocupado por sus negocios y a la espera de que la justicia arroje luz sobre este asunto. Tanto él como su mujer están dando muestras de una gran serenidad. La empresaria y modelo está siendo su principal apoyo y su mayor defensora.

Un apoyo que este 2013 ha sido necesario en más de una ocasión. No está siendo un buen año para en empresario en el terreno profesional. Sus problemas económicos le han obligado a colgar el cartel de cerrado en algunos de sus locales en Madrid, como así publicó Vanitatis en exclusiva. Además, este verano Hacienda decidió precintarle su yate G-One –atracado en el Club Náutico de San Antonio en Ibiza- al descubrir que el empresario había declarado supuestamente la embarcación por un valor por debajo de los 6 millones de euros que cuesta, con la única intención de evadir impuestos y ciertas tasa derivados de ello.

Pero aún hay más, también ha sido imputado en el ‘caso Astapa’, un escándalo de corrupción urbanística ligado al Ayuntamiento de Estepona. Numerosos frentes abiertos para Merino, que tan sólo cuenta con el apoyo de su esposa, que sigue firme en su idea de que “el tiempo pone a cada uno en su lugar. 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios