Miriam González Durántez, una feminista española en el Gobierno británico
  1. Noticias
ES MUJER DEL VICEPRESIDENTE NICK CLEGG

Miriam González Durántez, una feminista española en el Gobierno británico

Siempre en un segundo plano, incluso cuando viaja a su vallisoletana tierra natal junto a su familia, Miriam González Durántez no es una primera dama británica

Foto: Miriam González Durántez y Nick Clegg en una fotografía de archivo. (I.C.)
Miriam González Durántez y Nick Clegg en una fotografía de archivo. (I.C.)

Siempre en un segundo plano, incluso cuando viaja a su vallisoletana tierra natal junto a su familia, Miriam González Durántez no es 'dama' británica al uso. La esposa del vicepresidente y líder del partido liberal demócrata Nick Clegg ha decidido apoyar a su marido desde la retaguardia para diferenciarse en todo momento de las mujeres de otros líderes políticos como Samantha Cameron o Sarah Brown, que han acudido durante los últimos años a actos públicos lejos de la obligación que supone una campaña electoral.

Si conseguimos el éxito profesional, intimidamos, si seguimos la moda, somos superficiales, si nos gusta la ciencia, somos frikis

Socia de una prestigiosa firma de abogados y miembro del Consejo de Acciona, puesto que causó cierto revuelo por el posible conflicto de intereses con el cargo que ostenta su marido, siempre se ha centrado en sus tres hijos. Sin embargo, apartada de los medios de comunicación por decisión personal cuando sus obligaciones políticas se lo permiten, salta a la primera línea cuando le proponen hablar sobre el papel de la mujer en la sociedad actual.

Así lo ha hecho este martes en The Telegraph, donde ha hablado sobre las “duras decisiones” a las que se enfrentan las mujeres para conciliar el trabajo con la vida familiar. Además, se lamenta profundamente delas etiquetas “estúpidas” con las que se relaciona a las mujeres para impedir que tomen decisiones libres sobre sus vidas. “Si conseguimos el éxito profesional, intimidamos, si seguimos la moda, somos superficiales, si nos gusta la ciencia, somos frikis, si leemos revistas para mujeres somos unas blandas y si defendemos nuestros derechos somos duras e inflexibles”, opina en el diario británico.

Estasdeclaraciones se producen una semana antes de que se ponga en marcha una campaña nacional para que un grupo de mujeres que han triunfado en varios ámbitos laborales acudan a escuelas para animara las jóvenes a luchar por un futuro laboral digno y contra los estereotipos de la sociedad británica. “Si no tenemos hijos, todo el mundo cree que estamos frustradas. Si nos quedamos en casa al cuidado de nuestros hijos, no trabajamos. Si tenemos empleo, somos madres a tiempo parcial o, incluso, se nos tacha de malas madres”.

Para finalizar la entrevista, la abogada critica que las principales referentes para las jóvenes británicas sean modelos, por lo que echa en falta que sea la trayectoria de otro tipo de mujer la que quieran seguir las chicas de hoy en día: “No me extraña que las niñas, con tantas etiquetas absurdas, tengan dificultades para identificar cuál es el camino correcto y rechacen comprometerse con esta causa”.

Implicada en las causas feministas, esta no es la primera ocasión que Miriam González denuncia el machismo imperante en la sociedad. Ya en julio de 2010, la vallisoletana salió en defensa de Sara Carbonero a través de una carta enviada aThe Times acusando al rotativo de discriminar a la periodista por afirmar que ella fue quien tuvo gran parte de la culpa en la primera derrota de la Selección en el Mundial de 2010 porque “su presencia detrás de la portería española distrajo a Iker Casillas”.

placeholder

La franqueza con la que habla y una plena vida profesional que no ha abandonado y en la que no ha necesitado de la ayuda de su marido han sido mal vistas por algunos sectores de la prensa británica que,a pesar de que alaban su elegancia ponen en cuestión su “excesiva” independencia. De hecho, el motivo principal de estas críticas es que Miriam haya conservado su apellido de soltera y no adoptara, como manda la tradición británica, el apellido de Nick Clegg.

Aunque parece ajena al mundo de la política y los medios más conservadores consideran que su implicación en ella es casi nula, lo cierto es que Miriam conoce ese mundo desde muy joven ya que su padre, José Antonio González Caviedes, fue senador de la UCD y del Partido Popular así como el primer alcalde de la democracia de Olmedo, su pueblo. Sin embargo, su papel como mujer trabajadora y madre es mucho más importante. Ya lo dijo ella en abril de 2010: “La decisión de acompañar o no a mi marido en una campaña electoral es personal. No pienso hipotecar en ese empeño mi vida como mujer trabajadora”.

Nick Clegg