Logo El Confidencial
Vanity Fair celebra su quinto aniversario

Los vestidos ‘pagados’ de las Segrelles y las ‘pullitas’ de Vaquerizo a Margallo

Este jueves, personajes que han cosechado éxito en sus respectivas carreras han sido citados por la revista Vanity Fair para celebrar su quinto aniversario

Políticos, actores, deportistas, modelos, celebrities de televisión, miembros de la jet set, muchos periodistas y, sobre todo, diseñadores. Este jueves noche, algunos de los personajes que más éxito han cosechado en sus respectivas carreras profesionales fueron citados por la revista Vanity Fair para celebrar juntos su quinto aniversario. Un homenaje al talento español al que se unieron las Segrelles, madre e hija, y donde reclamaron que ellas también son merecedoras de ser la imagen de las grandes firmas. Preguntadas por el modisto que firmaba sus elegantes conjuntos de fiesta, Paloma Segrelles hija fue muy contundente al responder: “Es mío. Yo lo he pagado y por lo tanto es mío”. A esta queja se le sumó rápidamente su madre, quien afirmó que “son muchas las mujeres que vienen aquí a las que se les ha regalado un vestido. A nosotras no. Pues que sean ellas las que hagan publicidad. Cuando me regalen un vestido diré encantada de quién es”, sentenció para más tarde confesar que iba vestida con un modelo de Yves Saint Laurent, aunque para ello tuvo que recurrir a su fondo de armario.

No obstante, las Segrelles se encontraban en el lugar idóneo para cambiar su suerte y encontrar algún modisto que desee vestirlas a cambio de pasear sus creaciones por los photocalls de las fiestas con más glam de la capital. En el interior del espectacular Palacio de Santa Coloma de Madrid, en el que actualmente se emplaza el Consulado de Italia, se encontraban diseñadores como Juanjo Oliva, Miguel Palacio, Ángel Schlesser o la peletera Elena Benarroch.

Mar Flores acudió a la cita con un diseño de Carolina Herrera colgada del brazo de su marido, Javier Merino. Aun así, éste cedió todo el protagonismo a su esposa para no tener que hacer frente a las incómodas preguntas sobre su complicada situación legal, económica y empresarial. A estas cuestiones se enfrentó con la mejor de sus sonrisas la exmodelo, que reconoció que Javier “no posa porque bastante tiene con lo que tiene. Sus preocupaciones son las normales en su situación y yo lo único que puedo hacer es apoyarle como hasta ahora”. Mientras tanto, su atento marido realizaba fotos con su teléfono móvil para inmortalizar lo bella que había acudido su señora a la fiesta.

Las pullitas de Mario Vaquerizo a Margallo

Como no podría ser de otra forma, la nota de color la pusieron la mediática pareja formada por Alaska y Mario Vaquerizo. Siempre dispuestos a despertar una sonrisa entre los medios, el matrimonio departió animadamente de diversas cuestiones como los entresijos de la televisión, la práctica de tríos en las parejas del siglo XIX, las últimas tendencias en moda, etc. Entre tanto, un periodista se percató que su aparición en la alfombra roja se produjo justo después de la llegada del Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo. Hecho extraño en este tipo de eventos sociales, porque los cargos públicos como él suelen esperar hasta el final para cerrar el photocall y como anuncio a los asistentes que esperan en el interior del edificio de que la fiesta acaba de comenzar. Mario, al enterarse de esto, confesó sin tapujos: “A mí me da igual ese señor. Ni siquiera sé quién es ni lo que hace. ¿Qué cartera tiene?”. Una pregunta que rápidamente fue contestada por su mujer, un poco escandalizada por esta reacción y por el revuelo que provocó entre los periodistas.

Más comedida en sus palabras fue la baronesa Thyssen. Posó ante las cámaras rememorando su portada en la revista Vanity Fair de septiembre de 2010, donde aparece acompañada por sus cuatro perros. Lo hizo con una amplia sonrisa, la cual comenzó a torcerse cuando el nombre de su hijo Borja comenzó a pronunciarse. “No ha habido un acercamiento con él. Hace un año que no hablo con mi hijo, desde que mi nieto Enzo nació”, declaraba Carmen Cervera mientras comenzaba a caminar con paso firme hacia el edificio dejando tras de sí las incómodas preguntas.

Por lo menos Tita se dignó a posar ante las cámaras, ya que el marqués de Griñón, Carlos Falcó, prefirió esquivar los flashes y acceder directamente al Palacio de Santa Coloma sin saludar. No obstante, el amplio elenco de personalidades, vestidos con sus mejores galas, consiguieron restar importancia a este detalle. La velada bien lo merecía. La elegancia se palpaba en el ambiente embriagado por una miríada de velas perfumadas que marcaban el camino hasta el photocall, por donde pasaron: Marina Castaño sin su esposo Enrique Puras; Nieves Álvarez, con un espectacular vestido negro con pedrería y transparencias firmado por Elie Saab; Clara Alonso, que posó separada de su novio David Feito y revolucionó a los gráficos con su ajustado vestido de Guess by Marciano; Marina Jameson, Ana García Siñeriz, Marisa de Borbón, Pitita Ridruejo y su marido Mike Stilianopoulos, Andres Velencoso, Nuria March, la modelo María León, Vega Royo-Villanova , Gala González, Brianda Fitz-James Stuart o Johann Wald, entre muchos otros.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios