Carta de un padre a su hija
  1. Noticias
Emilio de Villota escribe a María en su libro

Carta de un padre a su hija

El expiloto de Formula 1 le escribe una carta a María en el libro que hoy martes llega a las librerías, tan sólo cuatro días después de su muerte en Sevilla

Foto: María de Villota junto a su padre Emilio y su marido, Rodrigo García Millán (I.C.)
María de Villota junto a su padre Emilio y su marido, Rodrigo García Millán (I.C.)

Cosas del destino. Hoy entierran a María de Villota, justo el día que su libro, La vida es un regalo (Plataforma editorial), llega a las librerías. En él relata los cambios que operaron en su vidatras el grave accidente que sufrió en julio de 2012 y que le hicieron ver la vida como un regalo.

Emilio de Villota, padre de María que también fue piloto de Fórmula 1, escribe una carta a su hija en el libro. Le recuerda cómo él no quería que se dedicara a esto del motor y cómo temporada tras temporada demostraba que era capaz de superar todas las barreras y obstáculos que se le presentaban.

Por su valor emocional, por la narración de cómo el empeño de María la llevó a ser piloto de Fórmula 1 y por la especial relación que María tenía con su padre, Vanitatis ha decidido publicar la Carta a mi hija María:

Hola María:

Hace muchos años decidiste ser piloto de carreras a pesar de que todo mi deseo es que llevaras tu dedicación a cualquier otro deporte, a ser posible olímpico, y desde luego lejos del mundo del motor.

No había razones para mi deseo que apartarte del riesgo, que es de por sí solo razón suficiente para descartarlo, sino además la dependencia de muchas variables ajenas a uno mismo para su práctica. Me refiero a aspectos como la complejidad mecánica, electrónica, ingenieros, la enorme importancia del patrocinio para llevar a cabo los programas, los circuitos, etc, etc.

Muchas veces sentía envidia de deportes como el atletismo, la natación, el tenis, etc... para cuya práctica todo lo necesario eran unas zapatillas, traje de baño o raqueta…

Cuando te hice este comentario, a propósito de la gran dependencia de terceros en el deporte del motor, te dije a continuación que estaba convencido que triunfarías en cualquier deporte que eligieras porque el secreto eras tú y no el automovilismo.

Tu respuesta fue contundente: “Precisamente esa dificultad de alinear todos estos aspectos, aparte de la actividad deportiva en sí, es la que me atrae y significa un verdadero desafío para mí”.

Ante tal claridad y contundente respuesta solo quedaba que fuese el propio deporte quien fuese haciendo su selección implacable. Si a esto añadimos la dificultad de medirte permanentemente con hombres, no solo en habilidad sino también en capacidad física, el reto hacía presagiar una misión imposible.

Abandonaste tus estudios de empresariales y empezaste la carrera de Ciencias del Deporte con el objetivo de que tu físico no fuera un hándicap en el futuro, y centraste tu vida alrededor de un único objetivo, ser piloto de Fórmula 1.

La frase que refleja de manera más clara tu vida y tu reto está expresada en esa frase anónima que bien conoces: “Lo logró porque no sabía que era imposible”.

Cada final de temporada era el preludio de una despedida de la actividad, independientemente de los resultados deportivo obtenidos y sobre todo por inanición económica.

El siguiente año suponía siempre un escalón insalvable pero, por alguna razón in extremis y en condiciones límites, eras capaz de salir adelante ante la perplejidad de todos los que te rodeábamos y, un año más, demostrabas que daban igual las barreras y obstáculos que se alzaban delante de ti.

Durante quince años has estado uno a uno en los cursos de nuestra Escuela de Pilotos y en los últimos cinco dirigiendo su organización y formación de los jóvenes que compartían tu sueño. Daniel Juncadella, Carlos Sainz Jr, por decir sólo los más conocidos y recientes, entre muchos otros.

Las reducidas horas de entrenamiento en tus coches de competición por falta de presupuesto, las has tratado de suplir durante todos estos años con observación y reflexión de las técnicas de conducción desde los arcenes de las curvas al paso de tus alumnos. Me atrevería a decir que pocos pilotos de la actual Fórmula 1 habrán dedicado tantas horas a pie de pista buscando prestaciones y perfección.

Fórmula 1 María de Villota
El redactor recomienda