Logo El Confidencial
retira EL CARTEL DE 'SE VENDE' DE SU mansión

Arantxa Sánchez Vicario pone fin a su estancia en Miami y regresa a Barcelona

La extenista no ha conseguido vender su casa de la Ciudad Condal, que puso en venta, junto a la de Formentera, para sufragar su deuda con Hacienda

Foto: Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana, en una imagen de archivo (I.C.)
Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana, en una imagen de archivo (I.C.)

A principios de año, Arantxa Sánchez Vicario ponía tierra de por medio con la intención de comenzar una nueva vida. Fue en enero cuando decidió instalarse con su marido, Josep Santacana, y sus dos hijos, Arantxa y Leo, en Miami y alejarse así de la presión mediática. Mientras tanto, la extenista trataba de encontrar un comprador para su exclusiva residencia de Esplugues de Llobregat (Barcelona) valorada en 4 millones de euros y que le ayudaría a sufragar sus problemas económicos con Hacienda. Esta venta se ha demorado demasiado y la niña de oro del tenis español ha decidido regresar a la Ciudad Condal, a la vez que ha retirado el cartel de ‘se vende’ de su casa.

El marido de Arantxa Sánchez Vicario ha sido el encargado de supervisar la puesta a punto de su hogar en la Ciudad Condal, que en enero quedó vacío a la espera de encontrar un nuevo inquilino. Durante los últimos días, en la privilegiada urbanización en la que también viven Andrés Iniesta y Gerard Piqué con Shakira ha habido un constante movimiento de vehículos, que transportaban los muebles y los enseres personales de la familia de nuevo al interior de su vivienda, como así ha informado el diario La Vanguardia.

Por el momento no está todo perdido. El matrimonio se guarda un as en la manga y todavía se mantiene en firme su intención de vender su otra mansión en Formentera, la cual pusieron en venta a mediados del mes de marzo por un valor de 5 millones de euros. Esto ayudaría a pagar los tres millones que el Tribunal Supremo le obliga a afrontar, después de que no pagase los impuestos correspondientes a los ejercicios comprendidos entre 1989 y 1993, cuando fijó su residencia en Andorra.

Este inesperado revés propició la publicación de su polémico libro autobiográfico ¡Arantxa Vamos!, en el que no sólo denunciaba el trato recibido por sus padres durante sus años como deportista de élite, sino que también daba a conocer su lucha en los tribunales por recuperar los 14 millones de euros que consideraba suyos. Una batalla familiar que saltó a los medios y que le hizo estar en la palestra durante varios meses, hasta que decidiese cambiar de aires marchándose a Miami. Ahora ya está de vuelta en la Ciudad Condal, en su chalet de 750 metros cuadrados distribuidos en tres plantas con jardín y piscina. 
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios