Irene Villa: "Me encantan los chistes que se hacen sobre mí"
  1. Noticias
publica 'nunca es demasiado tarde, princesa'

Irene Villa: "Me encantan los chistes que se hacen sobre mí"

Irene Villa desprende ternura. Lo demuestra en su primera obra de ficción, Nunca es demasiado tarde, princesa, que se publica esta misma semana

Irene Villa desprende ternura. Sin embargo, acogerse a ese rasgo que la diferencia de muchos otros que han sufrido los zarpazos del terrorismo sería reduccionista e injusto. En su caso, es evidente que, además, ha sabido perdonar y, justamente por eso, es un ejemplo a seguir. Mucho más de lo que ella cree. Lo demuestra en su primera obra de ficción, Nunca es demasiado tarde, princesa. Además, como demuestra a Vanitatis abriendo las puertas de su casa, es el personaje ideal para ser entrevistado, ya que no le tiene miedo a ninguna pregunta. No sólo sobre el terrorismo, sino también sobre la vida, sobre los chistes que se hacen a costa de su desgracia o sobre aquellos que la acusan de explotarla. Irene tiene respuesta para todo y, además, lo hace sin perder la sonrisa, esa que mantiene no solo a pesar de, sino gracias a todo. Si Violeta Parra cantó aquello de Gracias a la vida, pareció pensar lo mismo que Irene Villa. La diferencia está en que Parra acabó suicidándose y a Villa le sobran las ganas de vivir.

P: ¿Cuánto tiene de autobiográfico Nunca es demasiado tarde, princesa?

R: Lo que he escrito hasta ahora, dos libros,se basaba, simplemente, en abrir mi corazón y hacer públicas mis reflexiones sobre la vida. Lo contaba todo y no me ahorraba nada. Como dice mi marido, yo soy así y lo largo todo. Pero en este caso me he metidoen otras vidas pero colocando también escenas y momentos que me han sucedido a mí. Si no eres escritora-yo no me considero una Espido Freire-necesitas que te pasen cosas para poder transmitirlas a los demás. Elsa, que iba a ser la única protagonista cuando empecé a escribir la novela en 2009, tiene mucho de mis compañeras del equipo de esquí. Es una chica que se queda en silla de ruedas y pasa por un montón de momentos muy parecidos a los que han sentido ellas y yo.

Irene Villa, retratada por Dani OceansP: ¿Qué se le pasa a uno por la cabeza al principio cuando se tiene una discapacidad?

R: Pues lo típico: “Nadie se va a querer casar conmigo”, “nadie me va a querer”. Todo eso está en la novela. Luego hay escenas que vivido que también están entre sus páginas. Hay incluso un 'nini' al que su madre maltrata yme he inspirado en chicos ególatras a los que solo le importa su pelo, las drogas y el gimnasio. Eso también está basadoen cosas fuertes que yo he vivido en primera persona saliendo cuando era más joven. La gente que me conoce me ha dicho que cómo he podido escribir algunas escenas bastante crudas. El libro trata de mostrar momentos llenos de miseria de gente que no se quiere a sí misma y que aprende a amar la vida y a valorarla a través de este mosaico de personajes.

P: ¿Qué mensaje le queda al lector cuando se lee la novela?

R: Lo digo en mis conferencias: que todos merecemos una segunda oportunidad siempre y cuando te arrepientas y pidas perdón.

P: ¿Los terroristas también merecen ese perdón?

R: También. Todo el mundo me lo pregunta y yo creo que sí, siempre y cuando cumplan su condena y pidan perdón de verdad. Ya nadie te va a devolver lo que has perdido en el atentado pero sí te pueden devolver la paz y que no haya más muertos. La vida siempre se puede encauzar.

P: ¿Te molesta que digan que explotas tu desgracia?

R: Hay una leyenda muy buena sobre un burro, el padre y el hijo. Si se sube el hijo, la gente diría: “Hay que ver, el pobre padre que está mayor tirando del burro”; si se sube el padre dirían: “pobre chavalín caminando tan joven”. Hagas lo que hagas, te van a criticar. Yo no tengo necesidad de explotar lo que me ha ocurrido porque tengo trabajo en la radio, en prensa y en muchos sitios. Sí que es cierto que en las conferencias menciono lo que me ocurrió porque tiene mucho más poder hablar de lo positivo desde lo que me ocurrió que desde otro lado. La gente me ha pedido que escribiese libros sobre lo que me pasó. Me di cuenta que cuando la gente se deprime, le viene bien leer historias de superación.

P: ¿Se diría que eres una luchadora?

R: No lo soy. Simplemente, soy práctica y por eso aplico el ser positivo a mi vida.

P: ¿Te molesta ser la víctima emblemática de ETA?

R: Sí, porque he hecho muchas más cosas y no me gusta que se me encasille. He estudiado varias carreras y, a punto de cumplir 35 años, no me gusta que se me catalogue por algo que me pasó cuando tenía 12. Es cierto que ha condicionado mi vida pero mucho más la ha condicionado el haber tenido un hijo y el tener una familia.

P: ¿Y te molestan los chistes sobre ti?

R: Me río de ellos. Me encantan. Hay muchos que me gustan, como lo de la onda expansiva, la mujer explosiva, etc, etc... Jamás bloqueo en Twitter a la gente que me manda chistes. Yo también sigo a gente que utiliza el humor negro. Si fuese la madre de Miguel Ángel Blanco, por ejemplo, pues igual sí me parecía mal. No tengo prejuicios. Cuando la vida te pone barreras físicas, te quita las mentales.

Irene Villa, retratada por Dani OceansP: ¿Qué te aporta la maternidad?

R: Ha sido lo más maravilloso y lo más bonito que me ha ocurrido en la vida. Con mi hijo soy mucho más feliz, como cuando empecé con Juan Pablo, que estaba en una nube.

P: ¿A tu familia le gusta que seas tan mediática?

R: Están encantados. Le dije a mi padre que nunca es tarde para perdonar, porque él no ha perdonado y yo sí. Él siempre dice que nunca podrá olvidar aquella UVI pero también que ya hemos llorado bastante y que ahora toca reír. Yo creo que mi padre, si no perdona, no va a poder estar completamente bien. Hasta que no rompes el vínculo con el que te ha hecho daño no eres feliz del todo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Irene Villa Novela Familia Maternidad Discapacidad ETA (banda terrorista)
El redactor recomienda