Francisco Franco: “¿Fue un maltratador mi bisabuelo? Yo qué sé”
  1. Noticias
EL NIETO DEL DICTADOR HABLA EN EL 20N

Francisco Franco: “¿Fue un maltratador mi bisabuelo? Yo qué sé”

De nuevo, 20 de noviembre. Se cumplen 38 años de la muerte del general. Un polémico libro desempolva sus supuestos traumas freudianos y asuntos de alcoba

Foto: Francis Franco, nieto del general Franco, en una imagen de archivo (I.C.)
Francis Franco, nieto del general Franco, en una imagen de archivo (I.C.)

De nuevo, 20 de noviembre. Se cumplen 38 años de la muerte de Francisco Franco, pero su sombra sigue siendo alargada. Un polémico libro, Franco Confidencial (Destino), ha desempolvado las intrigas que acompañaronsu proceso de sucesión, pero sobre todo ha destapado los traumas y complejos del dictador y también sus secretos de alcoba. Al tiempo, los herederos del linaje intentan repartirse el legado nobiliario y litigan con la Xunta de Galicia por las condiciones que deben regir la apertura al público del pazo de Meirás, la antigua residencia de verano. Vanitatis se ha puesto en contacto con Francisco Franco, nieto del dictador y patrono de la fundación que lleva su nombre, para pulsar su opinión sobre estos y otros temas relacionados con su familia.

Francisco -de aquí en adelante Francis, como se le conoce- se presenta de manera 'pretenciosamente'humilde. “Vaya por delante que soy una persona anónima. La familia Franco no ha pretendido jamás ningún protagonismo. Él murió hace mucho tiempo y nosotros no somos nadie; no lo hemos sido nunca”.Al otro lado del teléfono, el nieto de Franco, un hombre educado y que puede presumir de manejar bien el verbo, intenta esquivar cualquier asunto espinoso, cualquier valoración política que le comprometa más de la cuenta bien como nieto, bien como ciudadano de la España democrática. “El 20N es el día del aniversario de la muerte de mi abuelo, nada más, aunque la gente le da mucho bombo. Yo suelo ir a la misa si estoy en Madrid, pero ni siquiera es una prioridad para mí”, asegura tibio. No siente, o al menos eso deja notar, ni frío ni calor ante las efemérides de la Dictadura. Arde, eso sí, cuando se le menta la proposición no de ley del PSOE que invita al Congreso a decretar la exhumación del cadáver de su abuelo para sacarlo del Valle de los Caídos. “Jamás tendrán el consentimiento de la familia para eso, por lo menos de mi madre, que es la que representa a mi abuelo. Hay cosas mucho más importantes de las que preocuparse en este país como para estar hablando de los muertos”.

Más temas candentes. “Sí, he oído que han escrito un libro”, dice Francis, quien quiere restar importancia a la publicación de Franco Confidencial, la última y controvertida obra de la periodista y escritora Pilar Eyre. (lea la entrevista a la autora en El Confidencial)

- ¿Lo ha leído?

- No. Poco me va a enseñar Pilar Eyre sobre mi abuelo.

- Se lo resumo brevemente: narra que Francisco Franco no mantuvo relaciones sexuales desde que engendró a su hija porque tenía una fimosis muy pronunciada, que padecía el complejo de Edipo;que su padre, “el iracundo y alcoholizado Nicolás Franco Salgado”, llamaba “marica” y “Paquita” a su hijo por su voz aflautada...

- Para vender hay gente que escribe lo que sea, como están todos muertos desde hace cien años… No creo que sea un libro serio. A Eyre le gusta un poco el esperpento. No creo que tenga ningún rigor. (...) No vamos a demandar [la familia sí lo hizo cuando José Luis de Vilallonga publicó El sable del Caudillo en 2003]. No vale la pena. No sé si es un tema demandable. Qué más da. (...) ¿Era un maltratador mi bisabuelo? Yo qué sé.

Canje de títulos

Volviendo al estilo indirecto, porque Francis no quiere que sus palabras se entiendan como una entrevista, y cambiando de tema, el nieto de Franco confiesa que ha mantenido conversaciones con su hermana para repartirse los títulos a la muerte de su madre. Es algo que desveló Vanitatis en el mes de junio, y de lo que él mismo ha hablado para ABC recientemente. El pacto entre hermanos pasaría porque Carmen recibiera el marquesado de Villaverde, que ostenta el propio Francis, y que a cambio renunciara al ducado de Franco, que le corresponde a la muerte de su madre, Carmen Franco y Polo, que tiene 87 años. “Lo hemos hablado, pero tú no puedes dar algo que no es tuyo. Mi madre no ha muerto y es todavía duquesa de Franco. Además, hay muchos descendientes que entran en juego; los míos y los suyos. Y el derecho nobiliario es un tema complicadísimo que parece que lo han hecho así para que se peleen todos los nobles. A mi hermana, que es una persona sensata, le parece que lo normal es que alguienque se llama Francisco Franco sea el duque de Franco. Pero yo no he ido a ver al Rey expresamente para gestionar algo así”. Parece, a tenor de lo dicho, que no cuecen tantas habas como parecía entre los descendientes del Generalísimo. “Nos ponen como ejemplo de hermanos que se llevan mal, pero me llevo divinamente conella”, asegura Francis.

El primer nieto varón de Franco, el menos mediático y el más comedido de todos los miembros de la familia, es también el que más ha defendido el apellido. No le gusta que le califiquen como“portavoz”, pero siempre se ha mostrado proclive a aclarar cualquier polémica familiar desde la sensatez. Una de ellas tiene como telón de fondo el pazo de Meirás. La Xunta de Galicia lo declaró Bien de Interés Cultural (BIC) y obliga a la familia a abrirlo al público, pero se niega a pagar los costes de seguridad que conllevan esas visitas. “Lo lógico es que si tienes que enseñar tu casa te paguen la seguridad para evitar que te pongan una bomba. Declararon el pazo BIC de forma un poco absurda, porque hay cosas más interesantes en Galicia. Quizá por el morbo. El pazo quedó destruido en 1985 y mi madre lo arregló con sus pecunias sin ninguna subvención, pero las leyes, algunas te gustan más y otras menos, hay que cumplirlas”, concluye Francis Franco al respecto. Un año más, es 20 de noviembre.

Francisco Franco
El redactor recomienda