El puente familiar de Marta Ortega en París
  1. Noticias
acudió a un torneo con su marido y su hijo

El puente familiar de Marta Ortega en París

Pruebas hípicas en familia. Marta Ortega y Sergio Álvarez Moya lo han demostrado en el CSI Gucci París Masteral que han acudido con su hijo Amancio

Pruebas hípicas en familia. Marta Ortega, la heredera de Inditex, y Sergio Álvarez Moya lo han demostrado protagonizado las escenas más tiernas del CSI Gucci París Master, una convocatoria de salto de obstáculos que finaliza este domingo y en la que el joven matrimonio ha vuelto a acudir como hiciese hace tan sólo un año, cuando Ortega estaba embarazada. Sin embargo, este año la estampa era bien distinta con la llegada de su hijo, Amancio, al que bautizaron a finales de noviembre en la capilla del pazo de Anceis y al que han llevado consigo a la competición francesa en lugar de dejarlo en casa. El bebé pasó de los brazos de su padre a los de su madre o paseó junto a ellos en carrito mientras que disfrutaban de los saltos como espectadores o participando activamente en ellos, en el caso de la hija de Amancio Ortega.

Pese a llevar a su retoño a este tipo de competiciones, que suelen estar plagadas de periodistas, Marta Ortega siempre ha sido muy discreta en sus afectos y en su exposición a la prensa. El dato hay que buscarlo en el anuncio de su embarazo en 2012, que ni siquiera llegó a hacer público. Además, la heredera del imperio Inditex llegó al hospital Quirón de La Coruña, donde dio a luz el 5 de marzo de este año, a las seis de la mañana para evitar que los paparazzi, apostados a las puertas del centro, la fotografiasen.

Las competiciones hípicas suelen ser el único momento en el que se puede divisar a Ortega y a Sergio Álvarez en familia, ya que pocas veces se prestan a dar titulares o han hecho declaración alguna ante la prensa. Cuando es la amazona la que tiene que sentarse en las gradas también acude acompañada de su retoño, como si se tratase de un apéndice de sí misma. Así, el pasado mes de septiembre, el que muchos llaman el ‘bebé más rico de España’ también estaba en los brazos de su madre cuando era el padre el que participaba en un campeonato celebrado en el Club de Polo de Barcelona. En la ciudad condal muchos fueron aquellos que comentaron que Ortega se había decantado por la maternidad dejando atrás el competitivo mundo de la hípica. Sin embargo, estos días familiares en París han demostrado lo contrario, ya que sigue ejerciendo como jinete.

La discreción también fue la nota predominante en la boda de Ortega con Sergio Álvarez. Celebrada en 2012, fue una ceremonia de bajo perfil y alto standing, ya que se celebró con todos los medios habidos y por haber, en el pequeño municipio coruñés de Cambre. Narciso Rodríguez fue el que diseñó el vestido de novia y uno de los pocos privilegiados en ver algunos de los detalles de una boda de la que poco se supo a pesar de que los novios, conscientes del interés mediático, enviaron a la prensa un comunicado.

Ahora, las competiciones se han convertido en viajes en familia en los que ni Sergio Álvarez ni Marta se separan de su hijo Amancio. París, la ciudad del amor, se ha convertido para ellos en un enclave familiar en el que mostrar, de forma silenciosa y discreta, que son un clan unido y feliz.

Amancio Ortega Familia