Logo El Confidencial
escenifica un perdón público a la familia parra

José Ortega Cano en televisión: "Por mi alma que ese día no bebí"

El torero se mantiene firme en su versión de que la fatídica noche en la que falleció Carlos Parra no había bebido alcohol y que lo suyo fue sólo un trágico accidente

Foto: Imagen de José Ortega Cano durante su entrevista en Antena 3
Imagen de José Ortega Cano durante su entrevista en Antena 3

"Me quería morir, lo digo con toda sinceridad y que España entera lo sepa. Hubiera dado mi vida antes que la de él y lo lamento profundamente. Rezo todas las noches por él". Esta madrugada José Ortega Cano ha reaparecido en televisión tras años sin conceder una entrevista en el medio. Lo hizo en el programa Especial Informativo: Ortega Cano, la sentencia, presentado por Nacho Abad y Gloria Serra en el late night de Antena 3. Prefirió no sentarse en plató, por lo que las primeras declaraciones del diestro se grabaron este lunes, tras conocerse que la Audiencia de Sevilla no sólo ratificaba la sentencia dictada en primera instancia, sino que además la elevaba a dos años y medio de prisión. Esta decisión se tomó al aceptar como agravante las pruebas que evidenciaban que el torero conducía bajo los efectos del alcohol aquel 28 de mayo de 2011, cuando su vehículo colisionó con el de Carlos Parra provocándole la muerte.

Se especula mucho con los motivos que han empujado al diestro a reaparecer en televisión. Una de las posibilidades que se barajan es que Ortega Cano deseaba escenificar un perdón público antes de que su ingreso en prisión se haga efectivo –ésta podría tener lugar el próximo 27 de diciembre-, además de subrayar su versión de que no había tomado alcohol aquella noche, eximiendo su culpabilidad: "Lo digo con toda honradez y por mi alma que ese día no bebí. No he cometido un asesinato. He tenido un accidente con un coche y quiero que quede bien claro. ¿Cómo pueden pensar que yo quiero matar a una persona?", mantiene a la vez de acusar a los testigos que aseguran haberle visto “borracho como un mulo” de “mentir como bellacos. Estaban pagados por alguien y no sólo ellos, alguno más también y se sabrá”. Recuerda que en el juicio “estaba derruido, porque he tenido momentos difíciles en mi vida, pero como este ninguno”.

Un hombre sereno que se enfrenta a su destino

El torero se santigua antes de comenzar la entrevista con Nacho Abad. Se muestra tranquilo y, a pesar de tener a su interlocutor junto a él, habla directamente mirando a la cámara cuando éste le pregunta por su sentencia firme de su encarcelación: “Creo que si la justicia, al final del todo, decide que yo tengo que ir a prisión iré pero con la cabeza bien alta. Para nada me esconderé”, asegura Ortega Cano, que subraya que en su vida tan sólo “he hecho cosas en virtud de la sociedad, de la gente, del cáncer, corridas benéficas jugándome la vida por los otros”.

¿Qué sintió cuando se enteró de la noticia? Le pregunta el presentador de este especial de Antena 3 al diestro. “Me encuentro de salud regular, me encuentro muy agotado porque la verdad es que yo no pensaba que iba a llegar este momento. No me lo creía, confiaba mucho en la fe, en los Santos y no creía que iba a ser así. Me enteré de la noticia de una forma muy rápida. Me llamó mi abogado un día antes de que se conociese por la tarde para decirme que había pasado esto. La verdad es que para mí fue muy fuerte. Yo, ante todo, acato la justicia y lo que se dictamine. Lo afrontaré, pero creo que esta fuera de lugar”, confiesa.

“No sentí furia ni rabia, pero tristeza mucha, porque no he tenido un accidente en 40 años conduciendo por toda Europa. Era mi primer percance con un coche, no pensaba que esto podía pasar. Yo pregunté si le había pasado algo a alguien, pero nadie quería decírmelo. Me enteré de la muerte de una persona 40 días después”, asegura el torero. Unas palabras muy criticadas en plató, donde se analiza la entrevista, por no nombrar a Carlos Parra y rehuir las preguntas que hacen referencia a la viuda y los hijos del fallecido. No hay disculpas para la familia que quedó rota aquel 28 de mayo de 2011, pero confiesa que entiende su dolor, aunque no comparte el hecho de que le odien.

Pero, ¿se arrepiente de algo Ortega Cano? Sí. Pero sorprende a los periodistas, abogados, médicos y psicólogos que se encuentran en plató diciendo que se arrepiente de “haber llevado a mi hija, porque me podría haber quedado en casa, pero le hacía ilusión. Era una hora temprana y no me importó porque lo había hecho otras veces, pero me arrepiento muchísimo de haber acompañado a mi hija. Pero el destino es así”.

El diestro pierde la compostura

Existen dos momentos en los que el que fuese marido de Rocío Jurado pierde la compostura. Uno es cuando Nacho Abad le pregunta por cómo se ha sentido cuando la gente le ha abucheado en la calle y le ha llamado borracho. Él lo niega. “La gente no me ha dicho lo más mínimo. Todo el mundo me da ánimos y cariño por la calle. Parte de la prensa ha vendido el accidente muy mal”, asegura, mientras que minutos después en plató muestran imágenes de la gente insultándole tras su salida del hospital y a su entrada a las dependencias judiciales de Sevilla.

El segundo momento en el que Ortega Cano no puede reprimir sus sentimientos es cuando su entrevistador pone sobre la mesa la encarcelación de José Fernando. No logra reprimir las lágrimas y la voz se le quiebra. Ver las imágenes de su hijo esposado por la Guardia Civil le supera: “Cuando le vi de esta manera me acordé de él de chiquillo jugando conmigo y disfrutando de nuestra compañía, con Rocío, y me causó mucha tristeza. No lo puedo ver, cada vez que lo veo me rompo en mil pedazos. No es la imagen que han vendido de él. Es una buena persona. Digamos que es un tonto. Lo que ha hecho no está bien, es muy fuerte. Pero no es la persona que están vendiendo”, dice mientras se seca las lágrimas con la palma de la mano. Un final emotivo para una entrevista que ha creado una gran expectación, ya que se producía tan sólo días después de conocerse que ingresará en prisión para cumplir condena por homicidio imprudente, conducción temeraria y, finalmente en segunda instancia, agravante por consumo de alcohol. 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios