Bertín Osborne insta a la ‘revolución’ en Venezuela tras el asesinato de la miss
  1. Noticias
"Levantaros, bravo pueblo", escribe

Bertín Osborne insta a la ‘revolución’ en Venezuela tras el asesinato de la miss

Escribe una carta a medios venezolanos en la que expresa su dolor por la situación que se vive en aquel país. Su mujer, Fabiola, es venezolana, modelo y participó en Miss Venezuela 1993

Foto: Bertín Osborne y su mujer, la venezolana Fabiola Martínez, en una imagen de archivo (I.C.)
Bertín Osborne y su mujer, la venezolana Fabiola Martínez, en una imagen de archivo (I.C.)

Bertín Osborne ha enviado una carta a distintos medios de comunicación de Venezuela para mostrar su pesar por lo que le ocurre al país. Tras la muerte a tiros de Miss Venezuela 2004, el cantante –muy dado a posicionarse y dar su opinión públicamente sobre temas controvertidos, como el 15-M, Pilar Rahola, corrupción política…– ha querido expresar su dolor por la situación que se vive en aquel país. Bajo el título “Mi amada Venezuela”, Osborne pretende llegar al pueblo venezolano para que se levanten, cambien el rumbo que está tomando esa nación y eviten que termine como Cuba. “Levantaros bravo pueblo!!! Sed vosotros mismos!!!”, exhorta el jerezano.

El cantante está muy vinculado a Venezuela personalmente, al margen de que se haya sentido bastante solidarizado con el brutal asesinato de la miss Mónica Spears. Su mujer, Fabiola Martínez, es venezolana, modelo y participó en Miss Venezuela 1993. Sus hijos, como dice en la misiva, son “medio venezolanos”, Además, y como aseguran a Vanitatis desde su entorno familiar, su canción preferida es Venezuela, que se ha convertido en una especie de himno en aquel país. Incluso, en el escrito llega a decir que es la única canción que le es difícil de terminar de cantar porque se le saltan las lágrimas de la emoción siempre que la canta.

“Yo he vivido Venezuela desde el año 81 y no me creo que pueda pasar lo que está pasando. De ser un país maravilloso, alegre, simpático, al que uno deseaba ir todos los años tres o cuatro veces, ha pasado ahora a escucharse todos los días, las voces que nos dicen: ‘no se puede ir allá, es peligroso, te pueden matar, te atracan seguro, tienes que llevar seguridad, es mejor que no vayas, etc etc”, escribe. “La cifra de asesinatos es indecente y sólo eso debería hacer dimitir en pleno a los responsables si hubiera vergüenza”.

El cantante espera que Venezuela no termine como Cuba. “Ruego a Dios que nunca pase”, subraya. Por ello, pide al pueblo venezolano que se levante puesto que “Venezuela es mucho más grande que quienes circunstancialmente estén dirigiéndola”.

Carta íntegra de Bertín Osborne

“Escribo estas líneas con el corazón encogido por lo que leo, un día sí y otro también, sobre los acontecimientos que ocurren en Venezuela, mi país amado.

Lo amo tanto que tengo a mi lado, a una mujer maracucha, que me ha demostrado que el carácter de vuestro país es inmortal, a unos suegros maravillosos que me demuestran cada día lo que es el amor, la fuerza, el cariño sin límites, la entrega en la ayuda, el esfuerzo y a dos hijos que son medio venezolanos y que me han hecho disfrutar la vida como nunca jamás.

Mi director musical, con el que viajo, trabajando por medio mundo, desde hace 17 años,es venezolano y la única canción que me es difícil terminar de cantar, porque se me saltan las lágrimas de la emoción siempre que la canto es ‘Venezuela’.

Por todo esto creo que tengo derecho a expresar mi dolor por la situación del país.

Yo he vivido Venezuela desde el año 81 y no me creo que pueda pasar lo que está pasando. De ser un país maravilloso, alegre, simpático, al que uno deseaba ir todos los años tres o cuatro veces, ha pasado ahora a escucharse todos los días, las voces que nos dicen: ‘no se puede ir allá, es peligroso, te pueden matar, te atracan seguro, tienes que llevar seguridad, es mejor que no vayas, etc, etc’.

Qué dolor! Qué pena! Qué tristeza! Lo que ha sido Venezuela y en lo que se ha convertido!

Hace años fui a Cuba con un amigo a pasar una semana de vacaciones.Al día siguiente me volví. Fue tal la impresión de ver, en sólo un día, la degradación que vi por las calles, de su gente, de su juventud en la puerta de las discotecas, que me dio una depresión que me hizo abandonar el país y dejar con la mano tendida a Fidel Castro cuando quiso saludarme a la entrada, precisamente, del hotel Eurobuilding en Caracas. Le di la espalda, por asco, por mantener mis principios, por demostrarle el rechazo que me producía un tipo que tenía secuestrado y esclavizado a su pueblo.

Me dicen que así terminará Venezuela, ya en manos cubanas. Ruego a Dios que nunca pase.Que ilumine a ese bravo pueblo, para que vean la luz y que no terminen jamás mancillados, embrutecidos, corrompidos, degenerados, sin valores, sin principios y sin respeto por la vida (la cifra de asesinatos es indecente y sólo eso debería hacer dimitir en pleno a los responsables si hubiera vergüenza).

Amo a Venezuela, con todo mi corazón, por quienes me rodean ahora y por lo que me rodearon antes. Quiero llevar a mis hijos para que conozcan su patria, tan de ellos como la española, pero no me atrevo.

Eso no debería pasar. Venezuela es mucho más grande que quienes circunstancialmente estén dirigiéndola.Venezuela tiene una personalidad como país que está por encima de todo. Ha sido siempre hospitalaria, simpática, vividora, arrecha!!

Qué vaina ha pasado?? Volved a ser grandes!!

Lo que ha pasado será un borrón en la historia. Levantaros bravo pueblo!! Sed vosotros mismos!!

Bertín Osborne

Bertín Osborne Fidel Castro
El redactor recomienda