Logo El Confidencial
EN UNA FIESTA celebrada EN TOLEDO

El 'ataque de celos' de Bordiú

En una fiesta que Luis Miguel, el "entrañable" amigo de la 'nietísima', le organizó a la abogada Teresa Bueyes, tuvo lugar "una escenita" que terminó con Carmen abandonando la fiesta

Foto: Carmen Martínez Bordiú y Luis Miguel Rodriguez, en una imagen de archivo (I.C.)
Carmen Martínez Bordiú y Luis Miguel Rodriguez, en una imagen de archivo (I.C.)

Ocurrió el pasado 10 de enero, durante una fiesta que Luis Miguel Rodríguez, dueño de desguaces La Torre y 'amigo entrañable' de Carmen Martínez Bordiú, organizó en honor a su abogada Teresa Bueyes. La nietísima sufrió un “ataque de celos”, según narran a Vanitatis fuentes presenciales. El empresario, acompañado en todo momento por su popular amiga, tiró de agenda para reunir en su finca de Toledo a numerosos representantes públicos, embajadores e incluso mandatarios, que no dudaron en aceptar la invitación y brindar por su abogada. La fiesta fue "mayúscula", como así reconoce uno de los privilegiados asistentes, pero también hubo lugar a “una escenita” que terminó con Carmen abandonando la fiesta minutos después de dar comienzo y ante el asombro de los allí congregados. La cercanía que mostró su amigo con una de sus invitadas sacó de quicio a Carmen, que terminó zanjando las bromas derramando una copa sobre la cabeza del empresario para más tarde abandonar la fiesta. Luis Miguel no dio demasiada importancia a la escena y tras cambiarse la camisa regresó a disfrutar de la velada en compañía de sus amigos.

Carmen dejó claro su descontento por el comportamiento de su amigo aquel día. Muchos creen que uno de los motivos de este conflicto es precisamente la abogada Teresa Bueyes, con la que curiosamente Bordiú acaba de romper su relación laboral, pues hasta ahora era también su abogada. Vanitatis se ha puesto en contacto con la letrada asturiana que, a pesar de no querer ofrecer detalles sobre todo lo que rodea a tal festejo, ha querido dejar claro que “la fiesta me la organiza Luis Miguel por motivos de amistad, pero no Carmen como han publicado diversos medios”.

Acusaciones de impago

Teresa Bueyes ya no es la abogada de la nieta de Franco. Así lo ha dado a conocer la nietísima a través de su nuevo letrado, Alberto Aldecoa, mediante un reciente comunicado de prensa: “Por expreso deseo de mi clienta he recibido encargo de comunicarles que Doña Teresa Bueyes dejó de prestar a todos los efectos sus servicios profesionales a mi clienta desde el día 18 de enero de 2014”. No obstante, no están claras las razones de la ruptura de esta relación profesional, que también se ha prolongado al terreno de lo personal. "Ya no se hablan ni se frecuentan, como acostumbraban", asegura una persona de su entorno a Vanitatis. "La ruptura ha sido total". 

Teresa Bueyes en una imagen de archivo (I.C.)
Teresa Bueyes en una imagen de archivo (I.C.)
Fuentes cercanas a la abogada asturiana aseguran a este medio que el compromiso profesional entre ambas terminó en realidad mucho antes del 18 de enero, concretamente el pasado mes de septiembre, cuando se conoció la sentencia que ponía fin al matrimonio de la nietísima con José Campos, el último éxito del tándem Bueyes-Bordiú. Las mismas fuentes aseguran que la letrada no ha percibido sus correspondientes minutas profesionales y que esta ha sido la verdadera razón de la ruptura, aunque la propia Bordiú ha negado a su entorno más cercano que exista esa deuda y que este sea el verdadero motivo del conflicto. Sea como fuere, lo que es indudable es que ambas mujeres andan ahora a la gresca. 

Una ruptura total

Bueyes fue la encargada de llevar a buen puerto el complicado proceso de divorcio de Carmen Martínez Bordiú de su tercer marido. Logró dar al traste con las pretensiones económicas de José Campos que, a pesar de casarse en régimen de separación de bienes, consideró que le correspondía una compensación de 300.000 euros. Pese a que la batalla fue todo un triunfo para Carmen y su abogada, lo cierto es que supuso un antes y un después en su relación, tanto de amistad –compartían tiempo de ocio, como así puede constatarse en diversas imágenes- como en lo profesional. La historia se ha complicado porque Bueyes es también la abogada del “entrañable amigo” de la nieta de Franco, Luis Miguel Rodríguez, que se ha visto inmerso en una encrucijada. 

No es la primera vez que Bordiú soporta una acusación de impago. En marzo del año pasado, Carmen fue condenada por el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Madrid a pagar 47.200 euros por una deuda contraída con el modisto Alejandro de Miguel dos años atrás a la cual no había hecho frente. Su abogado por aquel entonces no era Teresa Bueyes, sino Lupicinio Fernández, quien no pudo evitar que su representada se hiciese cargo del pago de los 70 trajes de alta costura que había dejado a deber.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios