Marta Pineda, la 'buena esposa' de Sandro Rosell
  1. Noticias
amante del deporte, lo dejó todo por su marido

Marta Pineda, la 'buena esposa' de Sandro Rosell

Natural de Terrasa, la esposa del expresidente del Barça ha permanecido a su lado no sólo durante su dimisión, sino también en otras difíciles decisiones del empresario

Foto: Marta Pineda, en la boda de Andrés Iniesta y Anna Ortiz en Tarragona (I.C.)
Marta Pineda, en la boda de Andrés Iniesta y Anna Ortiz en Tarragona (I.C.)

El pasadojueves, Sandro Rosell convocaba a los medios en el estadio Camp Nou para comunicar su decisión de abandonar la presidencia del club blaugrana. Junto a él, entre los profesionales gráficos, se encontraba su mujer, Marta Pineda, que quiso arroparle en tan complicada situación. Como vía de escape a la presión mediática que se ha generado tras conocerse su renuncia al cargo, el matrimonio ha puesto rumbo a la ciudad del Támesis, como así han reconocido a Vanitatis desde su entorno más próximo: “Sandro y Marta estaban preparando un viaje a Londres una vez estuviese todo el tema cerrado. Una de sus hijas estudia allí y estarán una semana de visita para desconectar un poco de la realidad”, señalan.

No es la primera vez que Pineda hace las maletas para estar junto a su marido, demostrando una vez más ser uno de los pilares fundamentales en su vida. En 1999, la pareja cruzó el charco con destino a Río de Janeiro donde al ahora expresidente blaugrana le esperaba un puesto como responsable de marketing deportivo para España y Portugal de la multinacional Nike. Marta lo dejó todo por estar a su lado y cuando el matrimonio regresó de tierras brasileñas en el año 2002 lo hizo acompañado de sus dos hijas, María y Joana.

Pineda ha permanecido a su lado desde que en 2010 decidiese hacer carrera por segunda vez dentro de la directiva del Barcelona –fue vicepresidente entre 2003 y 2005 y también dimitió-. Se alzó con la dirección del club bajo el lema “todos somos el Barça”. En ese ‘todos’ se reservaba un especial hueco para Pineda, quien aceptó con agrado compartir cierto protagonismo con su marido en la carrera presidencial, que este jueves ha llegado a su fin salpicado por el escándalo del ‘caso Neymar’, que llevará a Rosell a los tribunales de la Ciudad Condal.

Una mujer discreta y amante del deporte

El matrimonio durante la cena de gala en Zarzuela con motivo de la visita del Emir de QatarAl igual que su esposo, Marta Pineda, natural de Terrassa, se licenció en Ciencias Empresariales en ESADE. Pero que enfocasen su futuro profesional en el marketing no es lo único que les une y caracteriza. Ambos son grandes amantes del deporte. Mientras que Rosell parece haber centrado su interés en el mundo del fútbol, donde ha hecho carrera vistiendo traje y no calzándose las botas de tacos, Pineda, por el contrario, siente una gran pasión por el esquí y el pádel, como así señalan fuentes cercanas al matrimonio.

Su entorno más íntimo también destaca de ellos su carácter reservado, que "roza la timidez". Su actividad de cara a la galería cerca está del ostracismo, ya que son escasas las imágenes que existen del matrimonio en eventos de carácter público en los que la prensa suele centrar su interés. Cuando la ocasión así lo ha exigido, como en grandes concentraciones deportivas del Barça, Pineda ha acompañado a su marido en el palco presidencial, pero ha rehuido siempre de las cámaras para no dejar constancia gráfica de su presencia.

Escándalos con sabor a Pineda

Pocas son las ocasiones en las que el nombre de Marta Pineda ha salido a relucir en los medios de comunicación. No obstante, sobre la esposa de Rosell se centró la atención mediática cuando la revista Interviú desveló que Joan Laporta encargó a Método 3 espiarla, junto a cuatro de sus jugadores, su entonces entrenador Frank Rijkaard y todos los empleados del Camp Nou, que vivieron durante varios meses con los teléfonos pinchados. Los detectives privados querían conocer los trapos sucios del matrimonio Rosell-Pineda y sus empresas, pero no contaban con que ésta les descubriría una mañana cuando se disponía a llevar a sus hijas al colegio, lo que propició el desenmascaramiento de Laporta como artífice de este espionaje por el que pagó 17.695 euros, como así se reflejaba en la factura fechada el 24 de junio de 2008.

Sandro Rosell Neymar Joan Laporta
El redactor recomienda