Logo El Confidencial
participa en su nombre en un torneo histórico

El 'nuevo Seve' homenajea a su padre en un torneo de golf en Dubai

Javier Ballesteros aceptó una invitación para participar en representación de su padre en una torneo que ha reunido a 20 de los mejores golfistas de las últimas décadas

Foto: Javier Ballesteros en una imagen del torneo Omega Dubai Desert Classic (Twitter)
Javier Ballesteros en una imagen del torneo Omega Dubai Desert Classic (Twitter)

Este martes, en Dubái, Javier Ballesteros ha honrado a su padre haciendo lo que más le gustaba: jugar al golf. El primogénito del desaparecido Severiano aceptó la invitación del Emirates Golf Club para participar en representación de su padre en una competición en la que se reunían los 20 golfistas que han ganado el torneo Omega Dubai Desert Classic a lo largo de sus 25 ediciones. Desde Tiger Woods hasta José María Olazábal, pasando por Colin Montgomerie, Ernie Els o Miguel Ángel Jiménez, competirán de nuevo por alzarse como vencedores de una competición pionera en Oriente Medio, que en 1992 fue de Severiano Ballesteros.

Seve ha sido la única ausencia en esta concentración de golf, de la que él siempre guardó un especial recuerdo, como así ha reconocido su hijo para European Tour: “Estoy muy agradecido a la organización por acordarse de mi padre y por darme la oportunidad de poder jugar en su lugar. Yo era demasiado pequeño para poder recordar a mi padre ganando en Dubái, pero sé que le gustaba estar aquí y le encantaba este torneo por su excelente organización y por el ambiente agradable y relajado que se respira”, asegura Javier Ballesteros, que ha tenido la oportunidad de jugar contra los mejores jugadores de golf de las últimas décadas.

Javier Ballesteros (I.C.)
Javier Ballesteros (I.C.)
Javier no ganó, ya que el triunfo –y los 600.000 dólares en premios– se lo llevaron el equipo formado por Rafa Cabrera Bello y Henrik Stenson. No obstante, el mero hecho de participar ha sido un premio para él y su familia: “Lo recordamos todos los días, pero momentos como estos son preciosos. Es algo que recordaremos durante muchos años. El torneo es espectacular con tantos grandes nombres en el campo”.

Su padre le enseñó a amar esta profesión y a cuidarla, no como un trabajo, sino como una forma de entender el mundo. “Mi padre me animó a jugar al golf y él fue mi primer maestro pero él siempre me dijo que los estudios son lo primero. Sus métodos de enseñanza eran bastante simples, siempre buscando la naturalidad y sin pensar demasiado en el swing. Cada día que pasa me gusta más el golf, pero no me planteo retos o metas a largo plazo. Por ahora lo disfruto y me divierto", dijo Javier al citado medio que, a pesar de no seguir profesionalmente los pasos de su padre, sí que se hace cargo de su legado desde hace casi un año.

Imagen de Javier junto a su padre (Twitter)
Imagen de Javier junto a su padre (Twitter)

Los Ballesteros, enfrentados por la herencia del golfista

Casi dos años ha durado la guerra familiar de los Ballesteros por hacerse con el control del legado del patriarca. Esta trifulca llegó a su fin en febrero del año pasado, como así informó Vanitatis, tras resolverse la incertidumbre del testamento del golfista al llegar a un acuerdo entre las dos partes que enfrentaba a sus tres hijos –Javier, Miguel y Carmen– con su sobrino, Iván Ballesteros.

Severiano decidió, tras su muerte a los 54 años como consecuencia de un tumor cerebral el 7 de mayo de 2011, legar la gestión de la Fundación Seve Ballesteros y sus derechos de imagen a su sobrino. Esta responsabilidad recayó sobre el hijo de su hermano Baldomero al haber sido su mano derecha en la creación de dicha organización sin ánimo de lucro en junio de 2009. El fin de la fundación, en la que ocupaba el cargo de vicepresidente, tenía como principal objetivo contribuir a la investigación para luchar contra el cáncer cerebral.

Los hijos del golfista y su madre, Carmen Botín, hija del presidente de Banco Santander, no se mostraron conformes con la decisión de Severiano de dejar la fundación y sus derechos de imagen en manos de su sobrino, lo que dio lugar a un enfrentamiento familiar. Una batalla que llegó a su fin en febrero de 2013 tras un acuerdo firmado ante notario con el que Iván Ballesteros renunciaba a la fundación.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios