Logo El Confidencial
CARTA DE DE LA TÍA DE LETIZIA A 'VANITATIS'

Henar Ortiz: "Resulta muy cansina la historia de la tía, es mi sobrina desde hace 41 años"

Henar Ortiz, tía de la Princesa, ha remitido una carta a Vanitatis en respuesta a un artículo publicado en este medio por una de nuestras redactoras

Foto: Henar Ortiz, en una imagen de archivo (I.C.)
Henar Ortiz, en una imagen de archivo (I.C.)

Henar Ortiz, tía de la Princesa de Asturias, ha remitido una carta a Vanitatis en respuesta a un artículo publicado en este medio el pasado 28 de enero. En ese texto, titulado Henar Ortiz descarga su 'ira' contra la infanta Cristina y suelta 'pullitas' a los Príncipes, que está firmado por la periodista de esta redacción Sara de Diego, se recogen algunos de los últimos comentarios aparecidos en el espacio personal de Twitter de la familiar de Letizia Ortiz, haciendo hincapié en sus recurrentes manifestaciones republicanas. También se hace referencia a las deudas que pesan sobre Henar y que la han llevado, junto a su hermano y padre de Letizia, Jesús Ortiz, y la matriarca del clan, Menchu Álvarez del Valle, ante los tribunales por un presunto delito de alzamiento de bienes. Descontenta por el fondo y la forma de este artículo, la tía de la Princesa decidió escribir una carta dirigida a la propia Sara de Diego que reproducimos íntegramente a continuación respetando hasta la última coma del original y motivados por el interés de algunas de las manifestaciones que se hacen en ella. Lo haceos además con el consentimiento expreso de su autora.

“Hola, Sara de Diego.

Verá:

Supongo que es usted licenciada en periodismo, por lo que me sorprende su desconocimiento de algunos aspectos de las redes sociales que, como veo, utiliza.

Los usuarios de Twitter sabemos que un retuit no marca o evidencia opinión personal. La cosa es que, esto mismo, ya lo he aclarado en Vanitatis, a propósito de unas publicaciones similares a la suya del día 28 de enero de este año.

Retuitear es retuitear. Y cuando se retuitea un artículo de opinión -por ejemplo-, debería usted saber que, por defecto, aparece el mismo titular del artículo en cuestión, además de la referencia del medio o medios en los que se publica o se hacen eco, indistintamente.

La tía de la Princesa en la pasarela Cibeles 2012
La tía de la Princesa en la pasarela Cibeles 2012
Como lo expuesto resulta una obviedad, dígame ¿Usted sabía todo esto?

Porque si lo sabía, y reitera en sus comentarios sobre mí que “afirmo, cargo, sentencio, ataco, flagelo, etc.”, claramente está usted manipulando, sesgando, tergiversando y retorciendo una información.

Oiga, a propósito, ¿Cuándo y cómo ha contrastado usted mi ira? No nos conocemos.

En fin, esto me hace pensar que este medio en el que usted colabora, que es uno más de los que reclaman el derecho a la libertad de expresión y que se quejan de la censura que existe en este país, despacha su impotencia resolutiva atacando indiscriminada y paradójicamente a la libertad de expresión de otros ciudadanos. Porque le recuerdo, que yo soy una ciudadana.

En serio, soy una ciudadana. Una ciudadana preocupada por la situación de este país y del mundo. Me afecta lo que ocurre como nos afecta a todos. Soy uno de esos ciudadanos que, desde Asturias, reivindicó, promocionó y firmó por nuestra Sanidad pública y por fin, celebró estos días la buena noticia para los madrileños. Soy una ciudadana más, de España y del mundo, de las que están en contra del ninguneo por parte del gobierno hacia las personas dependientes y de sus familiares. Me preocupa la Enseñanza Pública, me preocupa el escarnio que sufren la Cultura y la Ciencia, me preocupan los jóvenes, me preocupan las miles de familias destrozadas por desahucios, emigración, enfermedades sin atención o sin recursos y acuciadas por el hambre, me preocupa la homofobia, me preocupa que se cuestionen los derechos de las mujeres… Me preocupan las Instituciones de este país y el deterioro que sufren por la corrupción, entre otras causas. El desencanto es legítimo. Y la secuencia de actuación por mi parte, clara y lógica.

Henar Ortiz, en una imagen realizada para 'Vanity Fair'
Henar Ortiz, en una imagen realizada para 'Vanity Fair'

En la entrevista concedida a Vanity Fair (gratis) aclaré mis líneas de pensamiento y de actuación para ejercer todos mis derechos, incluido el laicismo tal como expuse en la entrevista que firmaba Alberto Pinteño. Por ceñirme a este ejemplo, le aclaro que el laicismo defiende la independencia del hombre, de la sociedad y del Estado de influencias religiosas y le indico que laicismo no es antónimo de conciencia social, o supone flagelación alguna a la Iglesia. De hecho, habrá visto alguno de mis retuits sobre noticias como las obras de Sor Lucía Caram o del Padre Ángel, por ejemplo, al que admiro, con el que colaboré y con el que comparto inquietudes y conciencia social: me da igual si son budistas o cristianos. Me importan los hechos y respeto a las personas que respetan y aportan. Considero que somos las personas las que genéricamente desvirtuamos o enaltecemos los valores, que son los que imprimen carácter en la gente y en las instituciones.

La Princesa junto a su padre, Jesús Ortiz, hermano de Henar
La Princesa junto a su padre, Jesús Ortiz, hermano de Henar
Sin acritud, Sara: me da la impresión de que tiene dificultades con su comprensión lectora. Lo digo porque, volviendo a Vanity Fair, usted escribe: “En esa misma publicación, Henar aseguraba que su sobrina jamás llegará a reinar. ‘Por la historia que nos está tocando vivir, creo que no llegará a reinar’, sentenció”. Como se puede ver, usted afirma que yo sentencio. ¿Conoce el significado de los verbos creer, asegurar y sentenciar? Léase la entrevista completa: comprobará que los titulares y comentarios que provocaron dicha entrevista en su día están también fuera de contexto.

Quiero señalar también que prevaricar, estafar o blanquear no es lo mismo que tener deudas. Ya afirmé que las tengo, así como mi disposición de resolverlas. Soy una de las muchas personas afectadas por la crisis.

En conciencia, Sara ¿No le parece frivolizar demasiado con ese análisis suyo sobre mi cuenta de Twitter? ¿Decide usted que yo no puedo denunciar o reclamar legítimos derechos? Para mí es una obligación y añado que sería una indecencia no hacerlo. ¿Por qué razón no debo quejarme o aportar acciones sobre lo que considero oportuno? ¿Porque lo dice usted o porque lo impone la línea editorial del medio donde colabora? Cualquiera de las dos razones denota la falta de coherencia de un medio que clama por la libertad de expresión.

Y créame Sara, resulta muy cansina la historia de la tía. Es mi sobrina desde hace 41 años.

Mis respetos”.

Henar Ortiz Álvarez
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios