Logo El Confidencial
EN LA URBANIZACIÓN GUADALMINA BAJA

Los nuevos vecinos de Aznar: Isidoro Álvarez, Frade, Villalonga y Carmen Franco

Isidoro Álvarez, Juan Villalonga, Carmen Franco o José Frade son sólo alguno de los nuevos vecinos del expresidente del Gobierno José María Aznar y su mujer

Foto: José María Aznar, durante sus vacaciones en Marbella en agosto de 2013 (I.C.)
José María Aznar, durante sus vacaciones en Marbella en agosto de 2013 (I.C.)

Isidoro Álvarez, Juan Villalonga, Carmen Franco o José Frade son sólo alguno de los nuevos vecinos del expresidente del Gobierno José María Aznar y su mujer, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella. Es lo que tiene adquirir una vivienda en la urbanización Guadalmina Baja, la más exclusiva de Marbella. Y los Aznar lo acaban de hacer. Así, el matrimonio tendrá entre sus vecinos a algunos de los personajes más ilustres de la jet marbellí.

Uno de los palacetes de Guadalmina Baja es el de Juan Villalonga, quien fuera gran amigo de Aznar. El empresario español, ex director general de Telefónica, reside en Mónaco durante gran parte del año, pero acude a Marbella durante el verano y en otros periodos del año en los que le apetece disfrutar de los aires de Marbella. Muy cerca de la de ambos se encuentra la casa que posee en esa urbanización Isidoro Álvarez, el presidente de El Corte Inglés. En esta misma zona habita también Carlos Goyanes, junto a Cari Lapique, y Laura Valenzuela, que fue una de las primeras en llegar a Guadalmina, junto a José Luis Dibildos. Su villa era espectacular, pero con el tiempo parte de la parcela se la vendió a su vecino colindante, Isidoro Álvarez, para ampliar su parcela. También a escasos metros, en la misma calle, está la residencia del empresario José Frade, cuya casa ha salido en más de una ocasión en las televisiones cuando era pareja de Norma Duval. 

Uno de los primeros que paladeó las mieles de Guadalmina fue su descubridor: Ángel Fernández de Liencres, más conocido en el ámbito turístico por su título nobiliario, el marqués de Nájera. Este convirtió una zona, que estaba a 15 kilómetros de Marbella en la actual “La Finca” de la Costa del Sol. Ahí empezó el relanzamiento de estos terrenos tan codiciados. Poco a poco Guadalmina se fue convirtiendo en la urbanización preferida de los millonetis para pasar sus vacaciones. En la década de los cincuenta, la revista Life la destacaba en sus páginas como la alternativa al lujo y glamour de la Costa Azul, la Riviera italiana, Biarritz o Deauville, que conformaban el circuito de la high society internacional. No obstante, desde hace años, con la llegada de “nuevos ricos” a la zona, aquel status que se respiraba en esta urbanización no es el de ahora. Antes hasta dictadores como Fulgencio Batista, presidente exiliado de Cuba, elegía este remanso de prestigio para morir; ahora son los rusos los únicos que aspiran a ocupar este reducto de seducción.

Imagen aérea de la nueva casa de los Aznar en Marbella
Imagen aérea de la nueva casa de los Aznar en Marbella

La parte más lujosa de la urbanización está rodeada de políticos. Casi todos del PP. Unos tienen vivienda en propiedad, como es el caso de Luis Bárcenas o Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, otros acuden de prestado, bien alquilando alguna vivienda, bien hospedándose en el hotel más antiguo de Marbella, El Guadalmina Resort de alto standing, como es el caso de María Dolores de Cospedal. Por allí también recalan los exministros Acebes, Michavila y Jaime Mayor Oreja.

El ‘palacete’ del expresidente

José María Aznar no ha querido ser menos. Después de pasar sus vacaciones en Quintanilla de Onésimo (Valladolid) y Oropesa del Mar (Castellón), una vez que besó las mieles de Guadalmina, no ha querido marcharse de esta exclusiva urbanización. Primero probó en Guadalmina Alta, cuando adquirió un ático dúplex tras abandonar La Moncloa. Era una casa de paso, lejos del campo de golf y de la playa. Así que cuatro años después adquirió otra junto al hoyo 18 del Golf Guadalmina.

El muro que rodea la nueva casa de los Aznar (Vanitatis)
El muro que rodea la nueva casa de los Aznar (Vanitatis)
Con el tiempo tampoco esta casa les acabó de convencer. Querían algo más cerca de la playa y con un vecindario más selecto. De ahí que hayan comprado su actual villa, a escasos metros del mar. Todo vino rodado. La familia Castillo, compuesta por un abogado y una exdirectiva de La Caixa, querían vender su propiedad. Y al final llegaron a un acuerdo con los Aznar que, según ha sabido Vanitatis, obligaron a incluir un contrato de confidencialidad para que no trascienda ningún aspecto de la transacción. Por ello, no ha trascendido el precio que han pagado por ella. Una de las inmobiliarias más prestigiosas de la zona, Nvoga, señala a Vanitatis que una villa de 448 metros cuadrados de superficie construida en medio de una parcela de 2.142 metros como la del expresidente puede costar entre 1.650.000 euros y 1.800.000 euros.

La casa “tenía muchos novios”, es espaciosa, muy bien ubicada, pero algo deteriorada por el tiempo, ya que se construyó en 1994. Estos días los operarios ponen en marcha su puesta a punto para que en Semana Santa los Aznar puedan pasar sus vacaciones. La nueva residencia se sitúa en la zona más distinguida de esta urbanización. Desde que se construyo el campo de golf en Guadalmina, la zona se puso de moda. Una de las primeras en comprar fue Carmen Franco, hija del ex jefe de Estado. La marquesa de Villaverde quiso ser de las primeras en tener allí una casa de verano. Esto era sinónimo de clase.

Ahora, todos estos exclusivos ‘marbellies’ tienen por vecino a José María Aznar y a Ana Botella, ex presidente del Gobierno y alcaldesa de Madrid. Pero estos no serán la última incorporación, ni mucho menos, a este enclave exclusivo. Hace sólo unos meses, Brad Pitt y Angelina Jolie estuvieron peinando la zona para ver si alguna de las viviendas les convencía.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios