La fobia de Esther Alcocer Koplowitz a los fotógrafos y el sonrojo de De la Vega
  1. Noticias
EN UN ACTO DE LA ONG MUJERES POR ÁFRICA

La fobia de Esther Alcocer Koplowitz a los fotógrafos y el sonrojo de De la Vega

La exvicepresidenta del Gobierno ha presentado su ONG Mujeres por África en un acto donde la hija de Alicia Koplowitz no quiso ser fotografiada

Sus dos apellidos simbolizan la riqueza y el poder de nuestro país, pero a Esther Alcocer Koplowitz le gusta pasar desapercibida. Este miércoles acompañó a la exvicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en la presentación en Barcelona de su ONG, Mujeres por África. No en vano, la hija de Esther Koplowitz forma parte de su patronato. Su principal preocupación en el acto fue esquivar a los medios, sobre todo a los fotógrafos. De hecho, una hora antes de que empezara la presentación la joven empresaria evitó a los periodistas y se fue directamente a la sala VIP de Caixaforum.

Esther y el director general de la Obra Social la CaixaNo suele prodigarse en actos sociales y por eso fue el centro de atención de los objetivos, a pesar de otros grandes nombres que estaban presentes en el recinto. Obligada por la situación, tuvo que salir a posar en la foto de familia, en ningún momento sonrió y no dejaba de mirar de un lado para otro. Se la veía incómoda. Sin duda alguna eso aumentó el interés de los fotógrafos por recoger los gestos de esta joven que se hace tanto de rogar en actos públicos y privados.

Vestida con un favorecedor conjunto negro y unos tacones de vértigo, Esther se sentó en la primera fila del auditorium. En cuanto los flashes empezaban a deslumbrarla, ella agachaba la cabeza o la giraba con cierta resignación. Se encontraba tan incómoda que, de repente, exclamó: “Por favor, ya está ¿no?”. Eso sí, demostrando toda su educación. Nada tienen que ver las formas con las que esta señora se dirige a los profesionales para solicitarles un respiro a como lo hacen otros personajes.

Mientras María Teresa Fernández de la Vega hacía la locución de su presentación, Esther Alcocer Koplowitz miraba de reojo a los fotógrafos y cuando veía que la enfocaban, giraba su cuello para mirar al lado contrario o apoyaba la barbilla sobre su mano para ocultar parte de su rostro. Eso sirvió para apreciar que lucía una excelente manicura, así como un anillo de oro y otro de brillantes. Poco antes de que terminara el acto, se levantó y subió con ciertas prisas las escaleras para que ningún fotógrafo inmortalizara su salida. Sin embargo, algunos consiguieron adelantarla y ella decidió esconderse detrás de sus acompañantes. Parecía que jugaba al escondite. Hubo un momento del acto en el que se me acercó y muy cariñosamente dijo: “No más fotos, por favor”.

Los piropos a la ‘exvice’

La 'exvice' con el expresidente de la Generalitat, José MontillaVolvió a meterse en la sala VIP y allí dejó a una tersa María Teresa Fernández de la Vega mostrando la exposición Mira África junto a Nuria de Gispert, presidenta del Parlamento de Cataluña. Al acto también acudieron numerosos representantes políticos y miembros de la sociedad civil, como los expresidente de la Generalitat, Pasqual Maragall y José Montilla; el alcalde de Barcelona, Xavier Trias,y la soprano Barbara Hendricks, consejera de la fundación.

Durante el recorrido, una mujer negra con su bebé interrumpió a la exvicepresidenta, quien no dudó en alzar a la niña para luego besarla. Pero lo más divertido del evento fue ver la cara de Fernández de la Vega cuando empezó a recibir un sinfín de piropos. Xavier Trías recordó su época de diputada aduciendo que siempre fue la mujer mejor vestida del Congreso. Y Nuria Gispert recordó también la época en la que se conocieron: “¡Qué modelitos llevaba y qué guapa era! ¡Y es! Ya se hacía de notar, además, es inteligente y un puro nervio. No te puedes poner delante de ella porque te pasa por encima”. Mientras tanto, la exvicepresidenta no sabía dónde esconderse.

placeholder María Teresa Fernández de la Vega besando a un niña (Vanitatis)

Hacia el final del acto apareció Pascual Maragall, aquejado de alzheimer desde hace varios años. No paró de hacer fotos con su móvil. Pero hubo un momento en el que María Teresa Fernández de la Vega le vio algo desorientado y le cogió de la mano para llevárselo junto al resto de invitados, con los que hizo corrillo.

José Montilla Alicia Koplowitz
El redactor recomienda