Logo El Confidencial
LA RUSA Ekaterina Anikieva TIENE 30 AÑOS MENOS

Álvaro de Marichalar se separa de su mujer tres años y medio después de casarse

El díscolo excuñado de la infanta Elena no está pasando por su mejor momento. El pasado jueves, su madre, doña Concepción Saénz de Tejada, fallecía en

Foto: Álvaro de Marichalar y Ekaterina Anikieva el día de su boda en septiembre de 2010. (I.C.)
Álvaro de Marichalar y Ekaterina Anikieva el día de su boda en septiembre de 2010. (I.C.)

El díscolo excuñado de la infanta Elena no está pasando por su mejor momento. El pasado jueves, su madre, doña Concepción Saénz de Tejada, fallecía en el hospital La Paz de Madrid tras sufrir un ictus. Y sólo unos días después ha trascendido que Álvaro de Marichalar se ha separado de su mujer, la rusa Ekaterina Anikieva.

“Katya y yo hemos decidido separarnos para poder seguir un camino que no podemos continuar ahora juntos”, escribió el navarro hace unos días en su cuaderno de bitácora mientras se encontraba de expedición en Panamá. “Estos días siento tristeza y angustia. Katya y yo nos queremos demasiado para sufrir la falta de armonía que nos imponen las circunstancias”, recoge este miércoles la revista ¡Hola!

Amante de la aventura y siempre subido a su moto acuática, con la que ya ha recorrido miles de kilómetros, su actual ritmo de vida parece ser incompatible con su estado de casado. “Ella necesita vivir en un ambiente de paz que yo no le puedo dar en este momento. Ni a ella ni a nadie. Ya que sufro lo indecible intentando protegerme de mil problemas que afectan a mi vida en general y mi relación con mi querida Katya”, confiesa Álvaro.

La pareja el pasado mes de diciembre en Miami (I.C.)
La pareja el pasado mes de diciembre en Miami (I.C.)
Sus continuos viajes, su pasión por rehabilitar edificios antiguos y su nueva faceta como político tras presentarse el pasado 18 de enero a las elecciones primarias que celebró UpyD para encabezar su lista de cara a las europeas absorben todo el tiempo y las energías de Marichalar. En todo ese mundo, es dónde la rusa parece no encajar, ya que ha sido ella, y en repetidas ocasiones, quien le ha pedido que abandone algunos de sus compromisos y obligaciones, algo con lo que él se muestra inflexible. “Nos quedan todos y cada uno de los irrepetibles días de los cinco años que hemos permanecido juntos, felices y unidos en un amor que permanece y seguirá vivo siempre”.

Una boda de perfil bajo

Con una diferencia de edad de 30 años, algo que según el hermano del exduque de Lugo “también tiene sus ventajas”, Álvaro y esta bella rusa de origen ucraniano se dieron el ‘sí, quiero’ en septiembre de 2010 en una ceremonia religiosa celebrada en la iglesia de San Antonio de Padua, situada en la casa solariega que posee la familia en Soria, muy cerca de las ruinas de la antigua Numancia.

La boda, que fue muy íntima y de perfil bajo, contó con la presencia de 110 invitados entre los que se encontraban su madre, la condesa viuda de Ripalda, y sus hermanos, entre ellos Jaime de Marichalar, que pasó inadvertido ante los fotógrafos y que acudió sin sus hijos Frolilán y Victoria Federica. Fernando Martínez de Irujo, Patricia Olmedilla y su marido Gonzalo de la Cierva o Tomás Terry también estuvieron al lado de Álvaro en ese feliz momento.  

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios