Guardiola: "Mi mujer y yo decidimos juntos. En casa no soy ni técnico ni mánager"
  1. Noticias
SIEMPRE HA SIDO REACIO A HABLAR DE SU FAMILIA

Guardiola: "Mi mujer y yo decidimos juntos. En casa no soy ni técnico ni mánager"

La entrevista que Pep Guardiola concedió esta semana a Audi, patrocinador y accionista del Bayern, sigue dejando titulares más allá del mundo del fútbol

Foto: Pep Guardiola junto a su mujer y sus tres hijos en Nueva York en 2012. (I.C.)
Pep Guardiola junto a su mujer y sus tres hijos en Nueva York en 2012. (I.C.)

La entrevista que Pep Guardiola concedió esta semana a Audi, patrocinador y accionista del Bayern, club del que es entrenador, sigue dejando titulares más allá del mundo del fútbol. Dejando a un lado los motivos por lo que abandonó el FC Barcelona en 2012, Pep quiso revelar algunos de los aspectos más íntimos de su vida privada, algo que sorprende ya que siempre se ha mostrado muy reacio a hablar sobre su familia.

Juntos desde hace más de 20 años, Guardiola y Cristina Serra, madre de sus tres hijos María, Valentina y Màrius, son dos piezas que encajan a la perfección tal y como confesó a Vanitatis su entorno más cercano hace ya un tiempo. “Nunca se dirige a Cristina como ‘mi mujer’, sino que prefiere referirse a ella como ‘compañera’”.

Con una relación ya consolidada después de conocerse en la tienda de ropa que poseen los padres de ella en Barcelona, Cristina es una pieza fundamental en su trabajo. “Mi mujer es más complicada que Robben (uno de sus jugadores)”, asegura el entrenador en su última entrevista. “A veces se queja de mis decisiones tácticas y me dice que repita el equipo que ha ganado el último partido”, añade. “Es más difícil explicarle mi sistema de rotación que decirle a Robben ‘hoy serás suplente’”.

A pesar de que su fijación por preservar su intimidad ha hecho que mantenga una relación desigual con la prensa, lo cierto es que en esta ocasión Pep muestra su lado más familiar. Si bien para él es muy importante hablar de fútbol en casa, asegura que “separar trabajo y familia de forma estricta es imposible y quien diga eso no tiene credibilidad”, y que todas las decisiones que se toman en la familia son tomadas de mutuo acuerdo. “Mi mujer y yo decidimos juntos. En casa no soy ni técnico ni mánager. La armonía es muy importante”, confiesa. “Eso es algo que aprendí muy pronto. En el internado (La Masia) al principio lo pasé mal. Me sentía solo muchas veces y siempre llamaba a mis padres por la noche”.

Su enfrentamiento con Tito Vilanova

Cuando el 27 de abril de 2012 Sandro Rosell anunció que Tito Vilanova relevaría a Pepe Guardiola al frente del banquillo del Barcelona, nada hacía presagiar que apenas un año despuéslos dos técnicos se enzarzarían en una mediática batalla.Si bien es cierto que todo el mundo captó la mueca torcida de Guardiola ese día al sentirsedestronado y con el pensamiento de que Tito le había robado ese protagonismo en aquella jornada tan importante para él,su despedida del club azulgrana, su amistad comenzaría, desde ese momento, a deteriorarse.

placeholder Tito Vilanova y su mujer

La enfermedad de Tito no hizo más que empeorar las cosas y el tiempo y la distancia se encargó de quebrar del todo una relación que explotaría cual bomba de relojeríacuando Guardiola en rueda de prensa cargó contra la directiva del club blaugrana asegurando que utilizaron la enfermedad de Tito para hacerle daño. Además añadió que de no ser ciertas sus palabras, se apresuraran a desmentirle. Y dicho y hecho. Tito no tardóen responder al que aún llama “amigo” y acusarlede no haber estado a la altura que exigen 28 años de amistad.

Si bien las cosas ya no estaba suficientemente revueltas, fue el periodista Salvador Sostres quien echó más leña al fuego el año pasado. En su columna de El Mundo, se hacía eco de una bronca en Nueva York entre las dos mujeres de los técniscos, antes grandes amigas.Se encontraron casualmente paseando por un parque de Manhattan y Montse Chaure con duras palabras, tono elevado y sin poder reprimir lo que pensabareprochó a Cristina Serra que ella y su marido no se dignaran a visitar a Titoen los momentos más cruciales de su grave enfermedad, cuando estaba hospitalizado en el Memorial Sloan Kettering de Nueva York y Guardiola disfrutaba de un año sabático en la Gran Manzana.

Sin embargo, parece que las aguas han vuelto a su cauce ya que Guardiola ha intentado salvar una amistad de varias décadas y ha visitado en varias ocasiones a Tito Vilanova, que continúa luchando contra el cáncer que padece.

Pep Guardiola