Logo El Confidencial
POR PROBLEMAS DE SALUD

La duquesa, 15 días encerrada en palacio

Doña Cayetana de Alba no se deja ver. Ni siquiera en su querida Semana Santa ha salido para seguir in situ una de sus pasiones, las procesiones

Foto: Los duques de Alba en una imagen de archivo en la boda de María Colonques (Gtres)
Los duques de Alba en una imagen de archivo en la boda de María Colonques (Gtres)

El pasado domingo se esperaba a la duquesa de Alba junto a la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, en el pregón taurino 2014 que abría la Feria de Abril. Como en los últimos actos en los que se cuenta con su presencia, doña Cayetana no acudió. Su estado de salud no se lo permitió.

Según ha podido saber Vanitatis, la duquesa de Alba llevaría 15 días en cama aquejada de un virus estomacal del que no se ha recuperado y que se habría visto agravado por una severa otitis. “La movilidad de la duquesa es cada día menor, prácticamente no abandona su habitación, pero ahora la otitis la tiene muy mareada y desorientada”, señala una persona de su círculo más cercano a este portal.

Los duques de Alba en un restaurante de Roma (Gtres)
Los duques de Alba en un restaurante de Roma (Gtres)
En los últimos tiempos los planes de la duquesa se han visto alterados por motivos de salud. Hace tan solo un mes, Cayetana tuvo que suspender la celebración de su 88 cumpleaños que le organizó su marido, Alfonso Díez, en un céntrico restaurante de Sevilla. Ese día sus amigos tuvieron que acercarse al palacio de Dueñas para poder felicitarla, ya que ella no se encontraba en disposición de salir. En Semana Santa tampoco se la ha podido ver, a pesar de su fervor por las procesiones. Esos días se los planteó de reposo y tranquilidad con el fin de poder estar bien para el domingo de resurrección y así acompañar a Esperanza Aguirre en el Teatro Lope de Vega de Sevilla.

Ha tenido que renunciar a sus dos grandes pasiones

Su pasión por los toros y su vínculo con la Real Maestranza de Caballería, encargada de organizar el acto, eran motivos más que suficientes para acudir. Para ello la duquesa había decidido incluso sacrificar otra de sus pasiones, visitar la Hermandad del Cristo de los Gitanos, de la que es hermana y camarera. “En los últimos años la duquesa ya no hacia la tradicional levantá a la puertas de Dueñas durante La Madrugá, pero por la mañana acudía a la iglesia para rezar y para saludar a la gente de la hermanad. En esta ocasión Cayetana no tenía fuerzas y prefirió recuperarse de cara al domingo, un día muy especial para ella”, señala la misma fuente. De hecho Alfonso tuvo que conformarse con ver las procesiones desde uno de los balcones sevillanos acompañado de varios amigos, dada la indisponibilidad de su esposa.

Durante todo este tiempo su marido ha permanecido a su lado, velando por su salud y acudiendo a algunos actos en representación de la duquesa. Ha sido precisamente Alfonso el encargado de transmitir tranquilidad, asegurando que Cayetana  tiene fuerza suficiente para salir de estos baches de salud. Una salud que durante el último año se ha ido debilitando poco a poco, hasta el punto de ser preocupante para las personas de su círculo más cercano.   

Los duques con Carmen Tello y Curro Romero en la Semana Santa 2012 (Gtres)
Los duques con Carmen Tello y Curro Romero en la Semana Santa 2012 (Gtres)

Su propio hijo Cayetano se ha referido a su débil estado de salud. “Es verdad que ha dado un bajón importante. No sé si ha sido a raíz de la operación de cadera, pero ha perdido bastante movilidad y eso a ella le repercute un poquito en su moral porque es una persona muy activa y muy viva. Creo que el ver que no se vale como se valía hace año y medio, la ha entristecido un poco. Vamos a ver si remonta esta situación y acepta que a lo mejor se tiene que mover de otra manera”, ha asegurado esta misma semana el duque de Salvatierra durante la presentación del Concurso de Saltos Internacional de Madrid.

A este respecto, fuentes próximas a la familia, apuntan a Vanitatis que el problema de la ausencia de la duquesa en todos estos días está, efectivamente en su falta de movilidad, pero, sobre todo, en  su negativa a ir en silla de ruedas. “Prefiere estar 15 días encerrada en palacio y no salir a hacerlo en una silla de ruedas. No quiere que la vean así”, aseguran a este medio. No obstante, señalan estas mismas fuentes, estos días doña Cayetana no ha estado sola y ha disfrutado de la compañía de su hijo Carlos y de un nieto,  uno de los hijos de Alfonso, el duque de Aliaga.

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios